Inicio Deportes Defensa y Justicia venció a Rosario Central, que sumó su segunda derrota...

Defensa y Justicia venció a Rosario Central, que sumó su segunda derrota al hilo

0

Para la cabeza: paso en falso de Central que, por errores propios, le puso un freno de mano a su arrollador arranque en esta Superliga. Defensa, con más fútbol, criterio y claridad táctica, lo venció con absoluta justicia. El Halcón, en silencio, sigue escalando posiciones y otra vez volvió a ganar de visitante. En cambio, el Canalla, de buen arranque en el inicio del torneo, sufrió su segunda caída al hilo.

Empezó mal el partido, porque desde la popular local le tiraron con un pedazo de baldosa al ex arquero de Newell’s Ezequiel Unsain. La mala puntería evitó una tragedia. El árbitro se limitó a sacar el proyectil y hacer jugar el partido como si nada.

Cinco partidos son suficientes para sacar conclusiones sobre este Central del Patón Bauza. La sensación es que los rosarinos ya mostraron tus sus credenciales. El entrenador pudo repetir sistema y formación idea. No tiene más potencial que éste para poner en cancha. El balance positivo: orden y pragmatismo, virtudes para nada despreciables para un certamen largo como la Superliga. Lo malo: Central es hoy un equipo sin salto de calidad, con muy poco juego asociado y sin desequilibrio individual A Bauza, por si discurso («me chupa un huevo lo que dicen, dijo días atrás cuando lo consultaron por el poco vuelo futbolístico de su equipo), parece resbalarle este déficit. Pero anoche, el hincha, se terminó de convencer de una realidad incómoda: Central podrá sumar puntos (lleva una buena cosecha en este arranque), pero difícilmente gane con muchos aplausos.

Las razones son más que visibles. Central es un largo e inconexo cuando ataca. Ortigoza juega metidos entre los centrales. Su primer pase, siempre clave, termina siendo intrascendente. Para atrás o para los laterales. Camacho y Carrizo, los carrileros, ni se han fuertes por las bandas ni generan fútbol al cerrarse, por lo que ninguna pelota limpia llega para que el doble 9 (Ruben-Zampedri) pueda jugar de frente. En esa tesitura, Central no pisó el área ni pateó un solo tiro al arco en todo el primer tiempo.

¿Qué hizo Defensa y Justicia? La lógica para agudizar las carencias de su rival: mucha presión y un juego ancho en las salidas. Así tuvo la única jugada clara de los primeros 45 minutos, un remate cruzado de Nicolás Fernández que tapó a puros reflejos Jeremías Ledesma.

Central agudizó sus errores en el segundo tiempo con el agravante que empezó a retroceder con desacoples. Y Defensa, con su libreto prolijo, esperó sin mucha ambición pero esperó su momento para golpear. Lo hizo tras una incursión de Rius por derecha, un mal despeje de Ledesma y un anticipo de Martínez.

Fuente Clarin

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here