Inicio Deportes Huracán goleó a Banfield y se afirmó en los puestos de arriba

Huracán goleó a Banfield y se afirmó en los puestos de arriba

0

La primera parte había comenzado con imprecisiones de ambos lados. A los dos equipos, les costaba encontrar un juego colectivo apropiado para acercarse a las áreas. Pero a medida que fueron avanzando los minutos Huracán logró acercarse más a la zona defensiva de Banfield, sobre todo por los constantes desbordes de Auzqui, quien avisó con un remate bien controlado por Arboleda.

Un minuto después de esta jugada, el árbitro, Banfield desaprovechó una gran oportunidad. Alderete tomó a Cvitanich dentro del área;el delantero ejecutó el penal y su disparo pegó en el travesaño.

Como si hubiesen recibido un baldazo de agua fría los de Alfaro despertaron y gracias a lúcida acción colectiva que arrancó con Rossi, pasó por Auzqui, siguió con el centro perfecto de Chimino y la conversión de Gamba, a los 16 minutos, para desatar el primer festejo local.

Lejos de amilanarse por este impacto Banfield fue por la igualdad y estuvo cerca con un tiro bajo de afuera de Cecchini que pegó en el poste Un error del árbitro Echavarría, apoyado en su asistente, sancionando penal cuando un remate de Gamba pegó en el pecho -no en la mano-de Jorge Rodriguez. Chávez se encargó del remate, y Arboleda se lo atajó.

Una curiosidad: la última vez que se malograron dos penales en un primer tiempo en campeonatos de Primera de AFA fue en 2005, en Olimpo-Argentinos con atajadas de Pontiroli a Leandro Benítez (minuto 23) y de Roa a Pisculichi (30).

En el segundo tiempo Huracán se hizo dueño del partido con Rossi como figura y con el resto de sus compañeros bien parados y manteniendo un ritmo parejo terminó por darle el golpe de nocaut a Banfield e incrementó a 9 partidos su racha invicta en Parque Patricios.

A los 23 minutos de esa etapa final, Carlos Araujo desbordó por izquierda y mandó un centro para Auzqui, que en soledad dentro del área con un zurdazo puso el 2 a 0.

Los pelotazos de Banfield que buscaron un milagro en el arco de Marcos Díaz, poco pudieron hacer ante una defensa muy bien parada durante los noventa minutos.

Y cuando el partido llegaba a su fin el colombiano Roa rubricó su buen partido (participó con criterio y buscó siempre al compañero mejor ubicado) cerrando la goleada con una definición lujosa y rematando sin mirar al arco tras un rico gesto técnico.

Fuente Clarin

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here