Inicio Deportes River volvió al triunfo frente a Aldosivi y ahora piensa en dar...

River volvió al triunfo frente a Aldosivi y ahora piensa en dar el golpe en Brasil

0
River vs Aldosivi Foto Juano Tesone

Tan solo una cosa le importaba a River: ganar para después rápido enfocarse en la revancha contra Gremio por Copa Libertadores. Los muchos hinchas que asistieron al Monumental, el entrenador Marcelo Gallardo, los jugadores que estaban adentro y el puñado que descansó lo tenían muy claro. Vencer a Aldosivi sin importar el cómo, agarrar confianza y cambiar el chip. Y River logró el objetivo de una manera impensada. No fue Nacho Fernández, ni Lucas Pratto, ni Rodrigo Mora; el héroe de la tarde de sábado fue el juvenil Cristian Ferreira, que dibujó un golazo de otro partido y le dio la victoria a River por 1-0.

Le quedó incómodo el partido a River. Y no tanto por el rival, sino por las circunstancias: el martes se jugará el pasaje a la final en Porto Alegre ante Gremio. “Vamos a ir por la hazaña a Brasil”, afirmó Marcelo Gallardo. Así jugó River: pensando en el mañana, como mirando una espera. Nunca se activó y dejó pasar los minutos casi sin generar situaciones de gol ni molestarse demasiado por hacerlo. La más clara fue una chilena de Rodrigo Mora que se fue cerca del palo izquierdo de Luciano Pocrnijc, en los minuto finales de la etapa inicial. Estuvo atado, poco fluido. Sin energía ni rebeldías.

Se escribió en la semana: al menos dos jugadores se jugaban ante Aldosivi la posibilidad de estar ante Gremio. Las conclusiones las sacará Gallardo en la intimidad, pero una mirada simple y apresurada puede señalar que ni Nacho Fernández ni Lucas Pratto hicieron los deberes como para meterse en el elenco titular el martes.

El zurdo mediocampista mostró las ganas de siempre y la poca claridad que de costumbre. Porque Nacho corre, la pide, no se esconde ni le teme a la pelota cuando por momentos quema. Pero erra el pase fino, el determinante. Lo de Pratto es materia de un análisis más detallado. Se lo nota más flaco al Oso, con una figura más atlética, aunque sin fuerza. Perdió potencia Pratto con esos kilos de menos. Porque por su gran contextura sigue siendo un jugador de movimientos pesados. Ahora, a diferencia de antes, choca y cae al piso. Ya no se lleva a todos los defensores por delante como en sus días en Vélez.

Hablar de equipo suplente de River sería faltarle el respeto al atrevido y laborioso Aldosivi. Cualquiera de los once que ayer representaron a River en el Monumental serían titulares en el conjunto marplatense. O casi. Entró metido el Tiburón, consciente de que el rival no pisaba en terreno firme. No salió a comerse al local ni mucho menos, pero le puso tres delanteros y soltó a los volantes en alguna oportunidad. Estuvo a nada de ponerse en ventaja, pero una acertada salida fuera del área de Franco Armani le negó el gol a Cristian Chávez.

Parecía no tener respuestas River. Hasta que sucedió un imponderable: Leonel Galeano se ganó la segunda amarilla por una falta a Pratto y fue expulsado. Apenas iban 3 minutos. Fue aire fresco para el local la noticia. Encima, a los 10 minutos Ferreira sacudió el Monumental con un gol de crack: caño a Fernando Godoy y bomba al ángulo desde 35 metros. Golazo y explosión. “Contra Gremio cueste lo que cueste”, es escuchó. O la otra versión: “En la copa cueste lo que cueste”.

Pero no pudo cerrar el partido River, tal vez demasiado pendiente de Gremio. Andrés Merlos expulsó de manera incorrecta a Lucas Martínez Quarta (decir de manera incorrecta es cuidar al histriónico Merlos). Entonces, el local padeció los minutos finales con los centros de Aldosivi, aunque la victoria no peligró en ningún momento.

Ganó River un partido que servía solo para eso: ganar para no perderle pisada al líder Racing y dejarlo rápido atrás para enfocarse en Gremio. En la Copa Libertadores. En la hazaña. En la noche histórica. Y por qué no: en la final contra Boca…

Fuente Clarin

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here