Inicio Policiales Dejó ciega a golpes a su ex mujer, no cumplió con una...

Dejó ciega a golpes a su ex mujer, no cumplió con una parte clave de la condena pero lo liberaron

0
Susana Gómez tiene 35 años y llegó a denunciar a su ex marido 13 veces por violencia (Nicolás Aboaf)

Buenos Aires.- Carlos Ariel Goncharuk, el hombre que estuvo preso desde 2011 por golpear brutalmente a Susana Gómez, su ex mujer, y dejarla ciega en el acto, será liberado en las próximas horas pese a que no cumplió con una parte de la sentencia que le impuso el Tribunal Oral Criminal número 5 de La Plata, que lo halló culpable del delito de «lesiones gravísimas». El agresor, según esa sentencia, debía someterse a un tratamiento psicológico con perspectiva de género pero se negó a hacerlo.

La decisión de liberarlo fue de la Sala V del Tribunal de Casación bonaerense, integrada con los jueces Carlos Ángel Antiello y María Florencia Budiño, quienes hicieron lugar a un habeas corpus pedido por la defensa de Goncharuk para que se le permitiera salir de la cárcel aún sin cumplir la totalidad de lo que el TOC 5 platense le impuso en su momento.

La resolución de los magistrados, a la que tuvo acceso el portal de noticias Infobae, fue emitida ayer. En ella se establece la inmediata liberación del agresor de la Unidad Penal 34 de Melchor Romero y se ordena a que «se ponga en funcionamiento los dispositivos institucionales tendientes a garantizar la seguridad de la víctima».

Carlos Goncharuk fue condenado a 8 años de prisión por dejar ciega a su pareja. (foto de archivo: Télam)

A comienzos de este mes, el juez de Ejecución Penal platense, José Villafañe, había ordenado que Goncharuk permanezca preso, pese a que estuvo en la cárcel los ocho años que le habían impuesto. Una decisión que causó impacto.

Después de una intensa pelea judicial del abogado de Gómez, Darío Witt, con el apoyo de organizaciones sociales y feminista, el magistrado finalmente consideró que para poder salir libre, el violento debía cumplir un tratamiento psicológico y socioeducativo con perspectiva en violencia de género, algo que estaba dispuesto en la sentencia que le habían aplicado. El objetivo era lograr la resocialización del hombre y que tomara conciencia de lo había hecho para no repetirlo. Fiel a su estilo, Goncharuk se negó en reiteradas oportunidades.

Este revés judicial fue ratificado el viernes pasado por la Cámara Penal de Apelaciones, lo que en cierta forma le daba tranquilidad a la mujer de que el hombre que la sometió durante años a un calvario iba a seguir en prisión. Sin embargo, la decisión de los jueces Antiello y Budiño echó por tierra esa esperanza.

«La resolución es de inmediato cumplimiento y está alejada de toda perspectiva de género. No es acorde con los tiempos que se están viviendo. Susana hoy está conmocionada», dijo Witt a Infobae. La mujer pidió, incluso, volver a vivir en el refugio (con domicilio reservado) de Casa Pueblo, la ONG que le brindó asistencia a Gómez apenas huyó de la violencia y que es presidida por el propio abogado.

«No se va a mover de su casa durante los próximos días y tendrá custodia permanente. Los últimos estudios realizados a Goncharuk, antes de salir, determinaron que es una persona de alta peligrosidad, lleno de ira y odio y que puede llegar a repetir ataques a las mujeres», alertó el abogado.

Un nuevo revés judicial para Goncharuk y la única esperanza para Susana

La semana pasada, el juez de Familia Hugo Rondina le impuso a Goncharuk una restricción perimetral de 100 kilómetros «en caso de que sea liberado». Una resolución sin precedentes. Es decir, que el ahora ex convicto deberá estar mínimo a esa distancia de su ex mujer, sus hijos, su familia y la escuela de los chicos.

Pero no fue lo único que decidió Rondina. Según el fallo, el hombre deberá usar una tobillera magnética monitoreada satelitalmente las 24 horas y un tratamiento psicológico, que si no cumple, quedará expuesto a ser sancionado por desobediencia.

Apenas se dio a conocer la decisión de Casación, el propio juez de Familia fue anoche hasta la Unidad Penal 34 de Melchor Romero para certificar que se cumplan esas restricciones. «Goncharuk ya está libre y fijó domicilio a más de 100 kilómetros. Destaco la actitud del juez Rondina, yendo al penal a garantizar que le pongan las tobilleras, notificarlo de la medida de exclusión. Además hizo que Susana se quedara en la casa. Hoy es lo único que la salvaguarda. Es su única esperanza», dijo Witt.

El abogado Darío Witt y Susana (Nicolás Aboaf)

«Es lamentable e indignante que la justicia penal, a través de su máximo tribunal, vuelva a demostrar que no tiene perspectiva de género al emitir sus resoluciones y que no parece interesarle proteger a las víctimas de violencia. Siguen sin adaptarse a los nuevos paradigmas de la problemática violencia de género y allí están los resultados de su pésima actuación con la multiplicidad de mujeres desprotegidas y atacadas de manera permanente e impune por parte de los agresores», expresó a Witt a Infobae.

Verse obligada a pelear nuevamente ante la justicia para que la protejan desgató anímicamente a Susana. Antes del trágico 2011, en el que su ex marido le golpeó la cabeza contra la pared y luego contra una mesada hasta ocasionarle un desprendimiento de retina, la mujer lo denunció 13 veces ante la Justicia. Nadie escuchó. «¿Cuántas mujeres más muertas necesitan?», cuestionó el letrado.

Fuente Infobae

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here