Inicio Policiales El “cuento del tío“: un portero evitó que estafen a una jubilada...

El “cuento del tío“: un portero evitó que estafen a una jubilada tucumana

0

Ante el aumento de los conocidos “cuentos del tío” y estafas, algunos tucumanos no sólo están atentos para no caer en esta modalidad delictiva sino que también ayudan a quienes los rodean. Este es el caso de Víctor, encargado de un edificio en la zona céntrica de San Miguel de Tucumán. “Todo se hizo por teléfono. Hablaron primero con la hija y después con la señora que es jubilada, debe tener entre 80 y 90 años”, explicó.

Al hablar con la hija de la víctima, la estafadora logró que la confundiese con una pariente y al hablar con la jubilada pudo presentarse como su sobrina. “Le dijo que los billetes de $ 100 iban a salir de circulación y que necesitaba con urgencia que junte todo el dinero, toda la jubilación. Que baje porque en la puerta estaba una persona que se hacía pasar por contador de un banco”, relató Víctor.

Cuando la señora bajó, el encargado del edificio la notó nerviosa y le llamó la atención que quisiera salir sola con una bolsa. Por eso la detuvo. “Nadie se acercó. Salimos a la vereda y no había nadie, por eso nos dimos cuenta que era el famoso cuento del tío”, contó. “Después de este incidente la señora está nerviosa, desconfía de todo”, añadió.

Víctor intervino cuando una señora iba a entregar su dinero a una falsa sobrina.

Víctor concluyó pidiendo que, para evitar estas y otras maniobras, se recomiende a los adultos mayores que estén en contacto permanente con el encargado del edificio.

Cómo prevenir una estafa

Una llamada de un número privado, una oferta laboral o comercial, una pregunta personal. Esto puede ser suficiente para que, usando diversas maniobras, un estafador se quede con el dinero de otra persona.

“Escuché muchos comentarios sobre ‘cuentos del tío’, y supongo que van cambiando la modalidad, perfeccionando las cosas”, respondió Hugo ante una consulta del diario La Gaceta. “Por ahí por celular te hacen una consulta y te van llevando, piden apellido, número de documento. Una vez entré ahí pero paré todo y logré borrarlo; por eso digo que hay que tener cuidado”, recordó. Incluso hay personas que aunque no recuerdan haber sospechado de alguna llamada o consulta están al tanto de los riesgos. “A mí no me llamaron nunca pero sí he escuchado varias veces sobre las cosas que hacen para aprovecharse de nosotros los jubilados. Nunca daría datos, soy medio desconfiada”, dijo Marta.

Al hablar de las precauciones, una llamada de un número desconocido o una característica extraña son algunos de los elementos que más sospechas generan. “A veces piden el DNI o el nombre y prefiero no dárselo. En general, cuando lo piden por celular prefiero no. Y si son números de otras provincias ni siquiera contestó”, explicó Ángela.

Los más jóvenes también están pendientes de distintas modalidades de estafa, sobre todo en las redes sociales. “En Facebook también aparecen publicaciones, ofrecen trabajo y después no hay nada”, dijo Alan, quien aclaró que estas ofertas falsas requieren un depósito inicial para los supuestos trámites de contratación. “Cuando no estás seguro de la página o si no es conocida la marca no podés comprar por internet”, aportó Facundo.

Fuente La Gaceta

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here