Inicio Policiales Grabó su propio asalto mientras hacía un video de su hija

Grabó su propio asalto mientras hacía un video de su hija

0

Una familia de San Miguel de Tucumán vivió una situación desesperante al ser abordada por dos motochorros mientras filmaba a su hija de dos años con la que caminaba por la vereda disfrazada de conejo de Pascuas,

La situación ocurrió al mediodía en calle Piedras al 2.200, cuando Luciano Fernandez Sigona, su esposa y su beba de dos años salieron de su domicilio en Piedras y Avenida Colón para dirigirse a casa de su madre a unos 50 metros para festejar la festividad cristiana.

«Mi esposa iba filmando a mi hija disfrazada de conejo para darle una sorpresa a mi mamá. Yo iba unos metros adelante ya que llevaba gaseosas pesadas en las manos y ahí fue cuando escuché la moto», relató Luciano al portal de noticias El Tucumano, que dio detalles de mal momento que le tocó vivir en su propio barrio.

«Ahí sacó la llave para abrir la reja y se me cae de los nervios. No sé cómo levantó las llaves, abró la puerta y tiro mi celular. Cierro e inmediatamente voy a abalanzarme sobre estos delincuentes», agregó el hombre que no le vio armas a sus atacantes. «Lo que más me asustó es que cuando me fui a enfrentarlos no vi a mi hija, pero luego me di cuenta que un vecino la había alzado», contó la víctima que también agradeció que no se llevaron el teléfono de su esposa.

Fernandez Sigona explicó que en la comisaría de la zona no quisieron tomarle la denuncia ya que le explicaron que al no haber víctimas ni delito no podían actuar. «‘Queda para la estadística’, me dijeron», agregó este hombre que aseguró que si los motochorros tenían un arma la historia no terminaba de la misma manera.

«No podemos vivir así. No eran las 2 de la mañana. Era un horario prudente para salir a almorzar con mi familia», analizó Luciano que para cerrar su testimonio contó que en la esquina de la cuadra donde pasó el incidente había ocurrido un accidente de tránsito y en el lugar se encontraba un patrullero que no se enteró de lo que sucedía a unos metros.

Fuente El Tucumano

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here