Inicio Policiales Volvía de trabajar y lo mataron de un ladrillazo en la cabeza...

Volvía de trabajar y lo mataron de un ladrillazo en la cabeza para robarle la moto

El hecho se registró cerca de las 3:30 horas de este jueves, en inmediaciones de avenida Ejercito del Norte, entre las calles Chile y Uruguay.

0

San Miguel de Tucumán.- El mortal suceso de acuerdo a lo informado por el Ministerio Público Fiscal, se registró cerca de las 3:30 horas de este jueves, en inmediaciones de avenida Ejército del Norte, entre las calles Chile y Uruguay, en barrio Juan XXIII de la capital tucumana.

Carlos Facundo Faversani, de 23 años, regresaba de su trabajo a bordo de su moto cuando fue golpeado en la cabeza con un ladrillo por desconocidos que intentaban asaltarlo.

La escena fue observada por un compañero de la víctima, quien se desplazaba en otro rodado. Según su testimonio, imprevistamente Faversani fue sorprendido por un sujeto que se ocultaba en la oscuridad, quien le asestó un ladrillazo en la cabeza, lo que hizo que el motociclista perdiera el control del rodado y cayera al piso.

Ese momento fue aprovechado por el delincuente para despojarlo de su celular, un bolso y escapar en el vehículo de la víctima. El testigo descendió del rodado en que circulaba para asistir a su compañero, pero entonces apareció otro individuo que efectuaba ademanes de portar un arma. Luego se dieron a la fuga.

La víctima fue trasladada hasta el Centro de Salud, donde ingresó con un traumatismo encéfalo craneano grave que le ocasionó la muerte cerca de las 5:00 horas.

 

En el hecho tomó intervención el Ministerio Fiscal a través de la Fiscalía en Homicidios I, cargo de Adriana Giannoni. El prosecretario Carlos Berarducci se presentó en el lugar junto a personal de esa unidad judicial para coordinar las diferentes tareas vinculadas al caso.

Paralelamente se dio intervención al Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del MPF para el abordaje de la escena. Por parte de la policía actuó la División Homicidios, a cargo del comisario Diego Bernachi.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here