Inicio Policiales “Mi hermano me salvó de que me maten a mí también”

“Mi hermano me salvó de que me maten a mí también”

0

San Miguel de Tucumán.- A las 2.30 del domingo, Fabián Osvaldo Ortiz, de 39 años, salió de su casa de Chacabuco al 2.800, en el barrio Parodi de la capital tucumana, a bordo de su moto Honda CG. Debía llevar a su hermana Liliana del Carmen Ortiz (43) hasta su casa de 9 de Julio al 2.900, ubicada a tres cuadras.

Pero en el camino, fueron sorprendidos por una banda de motochorros que le disparó a Ortiz en la espalda y se llevó el rodado. La víctima fue llevada al hospital Padilla, donde falleció poco después.

Este fue el décimo crimen que se registró en ocho días en la provincia. Ya son 27 los tucumanos que perdieron la vida en asaltos en lo que va del año.

“Pasamos la tarde tomando mates y después compramos algo para cenar. Después, me llevó hasta mi casa. Era habitual que lo hiciera. Cuando llegamos a calle Buenos Aires aparecieron unos seis tipos en tres motos”, contó la hermana de la víctima.

“En esa esquina vive mi mamá. Fabián trató de meterse en la casa con la moto, pero golpeó contra la pared. En ese momento se bajaron tres remontando las armas. Yo logré entrar. Nos hicieron varios disparos. A mí también me dispararon, sentí las balas pasar a mi lado. Mi hermano me salvó de que me maten a mí también”, agregó.

La mujer contó que los ladrones no podían arrancar la moto de su hermano, quien ya herido les hizo frente, pero entonces cayó sobre la calle de tierra. Los delincuentes huyeron llevándose la moto de la víctima. “Yo empecé a gritar de la desesperación. Pedía ayuda. Un vecino que es taxista nos llevó hasta el hospital. En el camino mi hermano me decía que le faltaba el aire y yo le pedía que aguantara, pero no resistió, había perdido mucha sangre”, se lamentó.

Dolor y bronca

Liliana del Carmen Ortiz iba en moto con su hermano cuando fueron sorprendidos por motochorros en calle Buenos Aires al 2.900. Foto La Gaceta

Ortiz estaba en pareja y tenía dos hijos de 13 y 9 años. Desde los 16 años que trabajaba en una panadería de la zona, contaron sus familiares. Gestos de mucho dolor, pero también de bronca, se vivieron en el velorio. Vecinos y amigos se acercaron, ayer por la tarde, al domicilio familiar para darle el último adiós. Algunos, señalaron que “las cosas no quedarán así” y pidieron Justicia.

“Era una gran persona, muy buen hijo y amigo. Se dedicaba a trabajar todo el día. Sentimos mucho dolor. No vamos a descansar hasta que sepamos quienes lo matar, queremos que paguen. Esta zona se ha vuelto muy insegura y peligrosa”, señaló Luis Herrera, un amigo de la víctima.

“Los que andan haciendo daño en el barrio son de otro lado. Vienen de los barrios Alejandro Heredia, El Salvador y San Cayetano”, señaló otro vecino.

“No había necesidad que lo mataran así. Eran muchos y no podíamos hacer nada. De todos modos se iban a llevar la moto. Lo mataron porque son unos hijos de puta”, dijo la hermana de Ortiz.

“Era una persona muy sana y trabajadora. No tenía vicios. Estaba lleno de planes con su familia. Lo que más le gustaba era ayudar a sus hijos con las tareas de la escuela. Tenía una hermosa familia que había formado con su pareja de toda la vida”, contó David Héctor Herrera, hermano de Ortiz.

El caso quedó a cargo de la fiscal de Homicidios, Adriana Gianonni. Personal de la División Homicidios y Criminalística y Laboratorio de la Policía realizaron las primeras tareas.

Los investigadores realizaron averiguaciones entre los vecinos de la zona en busca de datos sobre los autores del crimen. “Vecinos los vieron recorrer la zona antes del robo. No se descarta que hayan actuado al voleo”, señaló una fuente policial consultada.

FABIAN OSVALDO ORTIZ. Fue asesinado de un disparo por la espalda.

Fuente La Gaceta

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here