Inicio Policiales Policías abatieron a motochorro que intentó robarles con un arma de aire...

Policías abatieron a motochorro que intentó robarles con un arma de aire comprimido

0

Buenos Aires.- Una pareja de policías que se encontraba dentro de un auto estacionado abatió a balazos a uno de los dos motochorros que la había abordado para robarle esgrimiendo una pistola de aire comprimido. El hecho sucedió en la localidad bonaerense de Manuel Alberti, partido de Pilar, según informaron fuentes judiciales y policiales.

El episodio quedó registrado por las cámaras de seguridad de un country de la zona y la justicia no duda de que los policías efectuaron los disparos al sentir que sus vidas estaban en peligro. Sin embargo, la fiscalía espera los resultados de la autopsia y de otras pericias para definir si la pareja actuó en legítima defensa o si cometió un exceso.

Doce vainas servidas quedaron en el lugar del hecho. Todas ellas expulsadas por las armas de los policías, mientras que la pistola secuestrada al ladrón muerto parecía real pero sólo dispara balines de aire comprimido.

El episodio sucedió el pasado sábado, es decir, dos días antes de que entrara en vigencia la nueva reglamentación del Ministerio de Seguridad que avala a los agentes de fuerzas federales a disparar a sospechosos de delitos incluso cuando tengan réplicas de armas o cuando huyan luego de cometer un acto delictivo. Esta reglamentación generó el rechazo de algunas organizaciones que argumentan que esto permitirá a los policías «matar con impunidad».

Todo empezó cuando los policías estaban a bordo de un Chevrolet Corsa estacionado en el kilómetro 39 de la colectora 12 de Octubre, de la autopista Panamericana Ramal Pilar, sentido a la Capital Federal, a la altura del country Tortugas. Los efectivos, una subteniente y un oficial subinspector del Comando de Patrullas de Malvinas Argentinas, son pareja y ella se dedica a tareas administrativas, detallaron las fuentes.

A pesar de que se encontraban uniformados, ambos efectivos estaban de franco dentro del vehículo cuando fueron sorprendidos por dos jóvenes que se aproximaron en una moto.

Lo que muestran los videos es que, mientras el que manejaba la moto se quedaba detrás del vehículo, el acompañante se colocó delante del auto, apuntó a los policías con su arma y les dijo que bajaran o los iba a matar. Entonces, los policías sacaron sus pistolas Bersa Thunder 9 milímetros y comenzaron a disparar contra el motochorro, agregaron los voceros.

Mientras el chofer de la moto pudo escapar del lugar a toda velocidad, el delincuente que había bajado salió corriendo y trastabillando, pero aún así logró cruzar toda la traza de la autopista Panamericana hasta el guardarrail de la colectora de enfrente. Allí cayó malherido.

Un conductor que lo vio cruzar rengueando la Panamericana y pensó que era una víctima de algún delito, bajó de la autopista y le avisó a una móvil policial que, tras una breve recorrida, lo encontró tirado agonizando pero aún con vida.

El sospechoso fue identificado como Michel Alexander Mendoza, de 24 años. Todavía tenía puesto el casco, tenía guantes y llevaba la pistola de aire comprimido cuando fue asistido por bomberos de la zona. Ellos le realizaron un vendaje en la herida de bala que presentaba en la parte posterior de un muslo. Finalmente, Mendoza se desangró y murió en el lugar.

Cómo sigue la investigación

Los policías asaltados dieron aviso de lo sucedido al 911. Al lugar llegaron efectivos de la comisarías de Pilar y la fiscal que tiene a cargo la causa, Valeria Oyola, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Pilar, que dio directivas para poder identificar y detener al motochorro prófugo.

Al haber personal policial involucrado, la fiscal convocó para las pericias a Gendarmería Nacional, que secuestró las dos armas de los efectivos implicados.

Los gendarmes incautaron en la escena un total de 12 cápsulas calibre 9 milímetros, compatibles con la misma cantidad de proyectiles que faltaban en las armas de los policías, seis en cada cargador, agregaron las fuentes.

Además, determinaron preliminarmente que, de acuerdo a los orificios de bala que había en un vidrio del auto, la posición de las vainas y las trayectorias, los policías dispararon primero desde adentro del vehículo y luego desde el exterior.

Como la primera versión que le dieron a la fiscal fue que el único que había tirado había sido el oficial subinspector, su pareja brindó una declaración testimonial ante Gendarmería, en la que terminó por reconocer que ella también había bajado del auto y disparado. Por ello, la mujer que pasó de ser testigo a imputada. S

egún las fuentes, en esa declaración, la mujer policía dijo que el delincuente se colocó delante del capot, los apuntó con un arma y le dijo a ella: «Bajá o te mato».

Siempre según sus dichos, la subteniente contó que su pareja «dio la voz de alto y los individuos respondieron con disparos» -algo por ahora no probado porque la pistola secuestrada a Mendoza es de aire comprimido-, por lo que ambos tiraron contra el ladrón. Ella dijo no recordar cuántas veces gatilló debido a los nervios.

La fiscal Oyola notificó a ambos policías de la formación de una causa en la que están imputados por «homicidio con exceso en la legítima defensa». »

No es que ya creamos que hubo un exceso, de ser así estarían detenidos ambos policías. Pero ésa es la hipótesis de máxima que tenemos que investigar para dilucidar cómo fue el accionar policial. Hay que esperar todas las pericias», explicó a Télam una fuente judicial.

Para darle transparencia, la autopsia de Mendoza será en la morgue judicial de Lomas de Zamora -no en una que depende de la policía bonaerense-, y se realizará recién el viernes para que las defensas de los policías estén debidamente notificadas y puedan poner peritos de parte.

Información de Telam

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here