Inicio Policiales Se confirmó que a Brisa la abusaron y la estrangularon: su tío...

Se confirmó que a Brisa la abusaron y la estrangularon: su tío quedó detenido

0
Matías Emanuel Méndez, detenido por el crimen de su sobrina Brisa.

Fueron dos días de búsqueda desesperada y un final espantoso. A Brisa Méndez (13) la vieron por última vez el miércoles a las 15.30 cuando salió de su casa en la localidad bonaerense de Presidente Derqui (partido de Pilar) a hacer unas compras. El viernes a la tarde su cuerpo apareció enterrado en el fondo de la casa de su tío. La autopsia reveló que la violaron y estrangularon.

Matías Emanuel Méndez (27), hermano de la mamá de la víctima, quedó detenido como principal sospechoso del crimen de su sobrina. Este sábado se negó a declarar y fue imputado por «abuso sexual agravado seguido muerte».

De acuerdo a la autopsia realizada este sábado, se trató de una muerte por asfixia con la modalidad estrangulamiento y sofocación, es decir que el asesino ahorcó con sus manos y le tapó la boca y la nariz a la víctima, informaron a Télam voceros judiciales. Además, el examen confirmó que la víctima había sido violada.

Los peritos estimaron que el crimen ocurrió a las 17 del miércoles -una hora y media después de haber sido vista por última vez – y fue enterrada inmediatamente luego de ser asesinada.

El cuerpo de Brisa estaba bajo un montículo de tierra, semidesnudo, envuelto en una sábana y tenía los tobillos atados. Presentaba signos de abuso sexual y un fuerte golpe en la cara, según los primeros peritajes.

El miércoles a las 15.30, la adolescente le había pedido permiso a su mamá para ir al kiosco. Como a las 16 no había regresado, la familia salió a buscarla y descubrieron que nunca había llegado al local.

“El muy de mierda me mandaba mensajes al celular para que me tranquilice porque la nena iba a volver porque se fue por la culpa de su papá», dijo Vanesa Méndez, mamá de Brisa.

Es que el miércoles a las 20.49, el tío empezó a publicar mensajes en Facebook para difundir la búsqueda de la adolescente. “Si alguien la ve o algo por favor avisen…salió a las 15 y no volvió, es mi sobrina…está desaparecida, es de Pte Derqui, salió con esa remera de egresados…y una calza gris”, escribió el sospechoso en su cuenta «Maty Piru».

Lo que condujo a los investigadores al tío fue un mensaje sospechoso que le llegó el miércoles a la noche a la abuela de la víctima, desde el perfil de Facebook de Brisa. «Estoy lejos, no voy a volver, papá no me quiere, me hace cosas», decía el chat, según fuentes judiciales.

Los familiares le contaron a la Policía que el teléfono de Brisa no tenía chip, por lo que solo podía usarse desde una red Wi Fi. Entonces el fiscal Gonzalo Acosta, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Delitos Conexos a la Trata de Personas del Departamento Judicial de San Isidro, le pidió a Facebook la dirección IP desde la que se había enviado el mensaje.

La empresa le informó al Ministerio de Seguridad que el perfil de Brisa se había conectado desde Iparraguirre al 700. En esa dirección vive el tío de la víctima. Entonces el fiscal ordenó allanar el lugar y en el fondo de la casa los investigadores vieron un montículo de tierra. Allí estaba el cuerpo de la adolescente, envuelto en una sábana.

Fuentes judiciales informaron que el hombre había declarado como testigo y que había desviado la investigación, al asegurar que su sobrina no estaba bien en su casa y que quería irse a vivir a la casa de uno de sus abuelos, ubicada en San Francisco Solano.

Después del hallazgo del cuerpo, Vanesa comentó a Crónica TV que su hermano le había pedido una pala para “para sacar las plantas de marihuana que tenía en su casa” y que ella nunca pensó que podía ser para enterrar a su hija.

«No tengo palabras y pido justicia para mi hija. Ella había pedido salir para hacer compras y nunca regresó. Todo el barrio la buscaba y las cámaras de seguridad nunca la vieron salir de la zona. Pido justicia y que se pudra en la cárcel», dijo la mujer, que está embarazada.

Sobre Brisa, aseguró que «era hermosa, muy compañera y servicial con todos”. La adolescente tenía tres hermanos.

“Tenía tan solo 13 años. No entiendo por qué le arruinó la vida así. Mi hermano no tenía antecedentes de nada y no entendemos por qué hizo eso tan cruel», agregó.

En los últimos diez años en Argentina hay un promedio de un femicidio cada 30 horas. Según estadísticas de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema, sólo en 2018 fueron 278. La mayoría de los asesinatos ocurren en las casas de las víctimas y son cometidos por parejas o ex.

DÓNDE LLAMAR
Línea 144
Atención para mujeres en situación de violencia.

Línea 137
Atención a Víctimas de Violencia Familiar.

911 Emergencias

Fuente Clarín

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here