Inicio Policiales Va a juicio el médico que mató a un ladrón: “Si me...

Va a juicio el médico que mató a un ladrón: “Si me declaran culpable sería como una pena de muerte”

0
Lino Villar Cataldo, de 64 años, intentará demostrar que actuó en legítima defensa

Buenos Aires.- A partir del próximo lunes, el cirujano paraguayo Lino Villar Cataldo deberá enfrentar un juicio por jurados donde se determinará si es culpable o inocente de haber matado a un ladrón que en 2016 intentó robarle su auto a la salida de su consultorio, en la localidad bonaerense de San Martín.

«Si me declaran culpable sería como una pena de muerte», remarcó Cataldo, quien pidió que fuese un tribunal integrado por ciudadanos comunes y vecinos quienes determinen su responsabilidad en el hecho, tal como ocurrió con el carnicero de Zárate que atropelló y mató al ladrón que le entró a robar en su comercio. En ese caso, el jurado absolvió al acusado de culpa y cargo.

«Con 64 años de edad y un montón enfermedades encima, como la diabetes e hipertensión, seguramente sea el fin de mis días ahí adentro», dijo el médico.

Su abogado defensor, Diego Szpiegel, se mostró «disconforme y desilusionado con el accionar de la fiscal de instrucción, porque no pudo diferenciar en base al sentido común que este caso era un claro ejemplo de legítima defensa».

Así terminó el delincuente dentro del auto

Como el letrado no confía en los profesionales que estuvieron a cargo de la investigación, solicitó que fuese un jurado el que juzgue a su cliente. «La fiscalía debe probar o no probar. El juicio penal no se puede basar en caprichos. La fiscalía no pudo comprobar que no actuó en legítima defensa, por eso dice que no le cree. Esto va más allá de creer o no creer. Nosotros tampoco creemos en esta fiscalía», señaló Szpiegel durante una entrevista en Canal 9.

La resolución de que el médico vaya a juicio acusado de «homicidio calificado» fue adoptada por el juez de Garantías N° 2 de San Martín, Raúl Luchelli Ramos, quien de esta manera avaló el requerimiento de elevación a juicio que ya había presentado la fiscal de la causa, Diana Mayko.

Todo ocurrió el 26 de agosto de 2016, cuando el médico se retiraba con su Toyota Corolla del consultorio de Ombú 6865, partido de San Martín.

En ese momento, fue sorprendido por un ladrón, luego identificado como Ricardo Alberto «Nunu» Krabler (24), que le dio un culatazo en la cabeza, se subió al auto para robárselo y terminó muerto de cuatro balazos efectuados por el imputado con una pistola Bersa Thunder Pro calibre 9 milímetros.

Este es Ricardo Krabler, el delincuente que intentó robarle el auto al médico

Para la fiscal, «no hay dudas» de que «Krabler pretendió apoderarse del Toyota Corolla del médico», pero no le creyó a Villar Cataldo cuando dijo que le disparó al delincuente porque estaba en riesgo su vida.

La víctima del robo relató que, luego del culatazo, el delincuente lo tiró al piso para subirse al auto, dio marcha atrás y que la rueda delantera izquierda le pisó «ambas piernas»

«Cuando decidió disparar contra Krabler ya no estaba en riesgo su vida, sino sólo el derecho de propiedad que tenía respecto de un automóvil asegurado», apuntó. Y en su dictamen concluyó: «No resulta necesario ni racional ultimar al ladrón para recuperar el botín».

Las cámaras de seguridad de San Martín registraron el incidente. Este es el auto del médico en el que mató al ladrón

«Yo vengo repitiendo lo mismo desde hace 3 años. Fue un asalto a mano armada. El delincuente vino con un arma a atacarme, a golpearme y a amenazarme de muerte. Me apuntaba con ese arma y eso es lo único que no puedo borrar. A mí no me quedaba otra alternativa que defender mi vida, como lo haría cualquier persona que está al borde la muerte», se defendió Cataldo.

Y recordó: «Yo recibí el golpe en la cabeza cuando estaba sentado en el auto. El delincuente me saca del auto en forma violenta. No intenta irse con su auto sino que intenta arrollarme y pisarme con el auto. Nunca demostró que su intención era robar el auto e irse.. Yo fui asaltado en siete oportunidades y el auto al cual estaba subiendo era una reposición de un robo sufrido hacía dos meses», explicó.

«Todo ocurrió en el término de 10 segundos. Mi vida corrió peligro. ¡A mí qué me importa si no me cree la fiscalía!. Yo tengo arma desde hace 25 años y la tengo para mi defensa personal», concluyó el médico quien espera el inicio del juicio en libertad tras pagar una fianza extraordinaria.

Fuente Infobae

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here