Inicio Política Inundaciones en Tucumán: el Gobierno se prepara ante futuras tormentas

Inundaciones en Tucumán: el Gobierno se prepara ante futuras tormentas

0

El gobernador, Juan Manzur, reunió nuevamente al Comité de Crisis por las inundaciones para escuchar el pronóstico del Laboratorio Climatológico Sudamericano. El diagnóstico en la provincia es preocupante: las lluvias de la primera quincena de enero cubrieron la cuota de precipitaciones normal para el mes, los suelos están saturados y, si hay tormentas fuertes, el agua no podrá escurrir. Los expertos aclararon que la situación es similar a la de 2014, cuando las inundaciones dañaron 14 puentes.

26

“El gobernador nos pidió que estemos alertas y atentos con cada tormenta, ante la necesidad de volver a reunir el comité para trabajar frente a una inundación”, explicó el ministro de Gobierno y Justicia, Regino Amado. “La preocupación es porque los suelos están saturados, es decir que el agua de lluvia no será absorbida”, continuó el funcionario.

El temporal de la semana pasada había causado inundaciones en seis localidades del este tucumano de Cruz Alta y Burruyacu. Si bien no hubo evacuados, unas 450 familias se vieron afectadas.

Por el cambio climático

El director del Laboratorio Climatológico Sudamericano, Juan Leónidas Minetti, comentó tras la reunión los datos brindados a los funcionarios. “En Tucumán padecimos una crisis severa por tormentas en 2014, que han destruido 14 puentes y afectado las vías de comunicación. Respecto al pronóstico, aún nos queda un periodo con tormentas típicas de verano. Cualquier tormenta va a generar problemas”, explicó Minetti, doctor en Ciencias Meteorológicas. “Toda el agua de lluvia de futuras tormentas quedará en la superficie y correrá como Dios ayude, sin control”, agregó.

Minetti explicó que el fenómeno de fuertes lluvias en la temporada está vinculado al cambio climático. Detalló que las precipitaciones en las que caen más de 100 milímetros (la mitad de la cuota normal para enero) se volvieron cada vez más frecuentes. Comentó que entre 1900 y 1950 se registraron entre cinco y ocho tormentas de este tipo, mientras que en la segunda mitad del siglo pasado el laboratorio contabilizó 17 temporales que superaron esa medida.

“Estamos con alguna comezón, porque podríamos tener problemas. Como hubo un diciembre muy llovedor, en general las lluvias de febrero y marzo terminan produciendo efectos importantes, que es lo que suponemos que pasará este año”, alertó el meteorólogo, quien agregó que los frentes de tormenta en febrero y marzo podrían extenderse entre cinco y 10 días.

Situación en los campos

El ministro de Desarrollo Productivo, Luis Fernández, explicó que -por ahora- las áreas productivas no tuvieron pérdidas económicas. “No hacen falta volúmenes muy importantes de agua para que tengamos problemas de escorrentía (por el agua de lluvia que circula sobre el terreno y no se absorbe) y probablemente de inundaciones, por eso debemos tomar todos los recaudos”, expresó el funcionario. Expuso que algunos cultivos de maíz y la siembra del poroto podrían verse afectados por las lluvias, pero que los campos de caña de azúcar se verán favorecidos por el clima de la primera quincena de enero.

¿Tomarán sanciones contras las fincas que desviaron canales para desagotar sus campos hacia los caminos?, le consultó el diario La Gaceta. “Como en todos los sectores, hay productores agropecuarios -como también puede haber periodistas o políticos- que hacen cosas que no corresponden. Esta gente tiene que tener una sanción. Si ha hecho algún desvío de agua que perjudique al pueblo deberá deshacerlo”, respondió Fernández. Y agregó: “las lluvias también perjudican a los productores, porque pueden dejar campos ‘desnudos’, afectar el suelo fértil o producir cárcavas. Las sanciones corresponden a la Dirección Provincial del Agua y a la Secretaría de Agricultura”.

Fuente La Gaceta

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here