Inicio Sociedad “La Armada Argentina es un estilo de vida, me gusta y la...

“La Armada Argentina es un estilo de vida, me gusta y la elegiría una y mil veces”

0

A bordo del rompehielos ARA “Almirante Irízar” se encuentra Rita Candelaria de los Milagros González, surcando la Antártida por segunda vez en su carrera Naval. Nació en San Miguel de Tucumán hace 21 años y hoy es Cabo Segundo Apoyo General Cocinera.

Rita ingresó en el 2016 a la Armada Argentina, llegó desde Tucumán a formarse en la Escuela de Suboficiales de la Armada (ESSA) y desde su egreso en el 2017, es parte de la dotación del rompehielos ARA “Almirante Irízar” que brinda apoyo logístico a las operaciones antárticas en el marco de las Campañas Antárticas de Verano (CAV).

El deseo de Rita González por formar parte de la Fuerza surgió cuando cursaba su último año de secundaria en la escuela Barrio Mirador de la capital tucumana y su gran motivación fue su hermana mayor, quien ingresó años anteriores y hoy trabaja en el Hospital Naval Puerto Belgrano al sur de Buenos Aires.

“Cuando ingresé a la ESSA no entendía mucho. Pero no me costó adaptarme porque ya sabía de qué se trataba por mi hermana y siempre me gustó la exigencia. Quería ser independiente e ingresé”, sostuvo la joven tucumana. Al principio, como todo cambio de vida, le costó sobrellevar la distancia que la separa de su familia en Tucumán, más de mil kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires donde tiene su apostadero el rompehielos. “La Armada es para mí un estilo de vida, me gusta y la elegiría una y mil veces”, enfatizó.

“En este momento estoy viviendo muchas y nuevas experiencias en mi carrera que jamás hubiera pensado, como conocer la Antártida. De Tucumán, del calor al frío. Es mi segunda campaña, la primera vez fue única e inolvidable y en ésta, conocí más gente y me relacioné más con el ambiente Naval. Es lo que más me gusta de la Armada, conocer personas y lugares todo el tiempo; aprendés mucho viajando y de costumbres navales, como ser respetuosos con todos”, relató embarcada en el rompehielos.

Esta semana, el “Irízar” llegó a la base Marambio sobre la bahía de López de Bertodaneo para reabastecerla. Marambio es el último destino para el buque en esta segunda etapa –consistente en tres- de la CAV 2018/19. En esta época del año las temperaturas diarias varían entre los 0°C, y los -10°C, y las extremas en -15°C de mínima. Las tareas de reabastecimiento a la base comenzaron el 10 de marzo y el traslado de la carga –gasoil antártico (GOA), materiales para la construcción y mantenimiento, víveres y carga generales como repliegue de residuos, tubos de gas, cajones plásticos y motos de nieve -que se está realizando con dos helicópteros Sea King de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros (EAH2) embarcados en el rompehielos.

Como un ritual, Rita llega bien temprano a la cocina luego de la formación habitual en la unidad y pone música para empezar el día. Cuenta que es la más joven de un grupo de 8 cocineros y según dicen sus compañeros, también es la más alegre. “Preparamos el menú para 120 personas si el buque está en puerto o 300 cuando estamos navegando. A las 11 de la mañana ya está todo listo para servir, especialmente para el personal de guardia. Me gusta cocinar de todo pero mi comida preferida es la pizza”, dijo la cocinera.

Tanto en la cocina como fuera del ámbito naval, Rita confiesa que formaron un gran equipo, ya que juegan juntos al fútbol en sus tiempos libres. Ella es mediocampista, le encanta correr, y practica este deporte desde los 15 años. El fútbol le recuerda a su ciudad natal: “Mi vida allá era ir a la escuela y entrenar. Cada vez que vuelvo, voy al club San Martín de Tucumán donde entrenaba de chica”.

A Tucumán viaja dos veces al año a visitar a su familia y amigos: “Ellos también me extrañan mucho, pero siempre nos comunicamos y están muy orgullosos de mí. Todos se alegran que haga lo que deseo”, rescató. En San Miguel de Tucumán se encuentran sus padres y 5 hermanos y entre sus mejores recuerdos están sus compañeros de secundaria y las salidas a la plaza. También extraña la pizza de su abuela y algo típico en su provincia que es el quipe, “una especie de albóndiga con maíz de trigo, que son muy ricas”, sonríe.

Rita sueña con el sur para sus próximos destinos navales, Ushuaia o Trelew, dice, y con estudiar una carrera universitaria para realizar el Curso de Integración Naval y ser oficial de Marina y seguir perteneciendo a la Armada Argentina.

EL “IRÍZAR” EN MARAMBIO

El rompehielos ARA “Almirante Irízar” está al mando del Capitán de Navío Maximiliano Mangiaterra, es una unidad naval que brinda apoyo logístico a las bases antárticas reabastecimiento de víveres y materiales, apertura de refugios antárticos, y transporta personal científico y militar que hará invernada en el continente blanco y aquél que se repliega. Desde el 8 de marzo se encuentra en la base Marambio.

Asimismo, el buque tiene como objetivo abrir camino entre los hielos para permitir el paso de otras unidades de superficie participantes en las campañas antárticas.

De la CAV participa personal de la Armada Argentina, Ejército y Fuerza Aérea; de la Dirección Nacional del Antártico; del Servicio Meteorológico Nacional; y científicos de universidades nacionales y del CONICET.

En la Antártida se realizan diversos trabajos de investigación en sismología; estudios punto geodésico (detección de la deriva continental); seguimiento de mamíferos y aves; estudio de algas y hielos; recolección de datos meteorológicos: presión, humedad, temperatura del agua, observación de nubes y vientos, y por ello, se destaca el apoyo logístico de las Fuerzas Armadas Argentinas y sus bases antárticas a las investigaciones y tareas científicas desde hace 115 años ininterrumpidamente.

Fuente La Gaceta Marinera

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here