Inicio Locales Continúa el malestar por el cierre de gimnasios en Concepción: “la situación...

Continúa el malestar por el cierre de gimnasios en Concepción: “la situación es crítica”

0

Concepción.- El pasado 3 de agosto el intendente Roberto Sánchez por decreto decidió el cierre de los gimnasios y canchas de fútbol 5 de Concepción debido al brote de casos de coronavirus que se registraron en la vecina ciudad.

La medida resultó polémica y desató fuertes críticas del sector, que se vio muy afectado por esta norma municipal. En las últimas horas, el dueño de Urban Gym usó sus redes sociales para informar al público el cierre definitivo del reconocido gimnasio.

«Hoy cierro las puertas definitivamente del gimnasio. La decisión arbitraria y sin fundamentos de la Municipalidad de Concepción como la no respuesta de ninguno de los responsables de dicha decisión me lleva a esto (Cierre definitivo)», posteó en Facebook.

«No queda más que agradecer a los clientes, amigos y profesores con los que trabajé en este tiempo. Espero en un futuro volver a trabajar con ustedes y que la suerte sea otra. Gracias», expresó en la publicación.

INFOAGUILARES dialogó con un propietario de otro gimnasio de La Perla del Sur, quien manifestó su descontento y preocupación por la medida adoptada por la Municipalidad. “Para poder abrir en junio nos pidieron todos los materiales descartables y lo que necesitas para desinfectar”, expresó.

En ese sentido, detalló el costo que significó poner en funcionamiento el gym para cumplir con las exigencias sanitarias: “Compramos alcohol en gel, lavandina y alcohol”. Además, se compró “papel descartable -que cuesta $1000- y que dura una semana y tenés que renovar; también los dispensarios para el papel”.

El gimnasio además tuvo que hacerse de 8 pulverizadores para el alcohol, alfombra sanitizante, pistola para medir la temperatura, cartelería con información y prohibiciones, cinta de papel para delimitar los espacios en el local y para los profesores y todo el personal máscaras protectoras, barbijos y guantes.

Alfombra sanitizante

A todo eso hay que sumarle el hecho de que “al reducir el cupo de cantidad de personas por clase y el horario ridículo que nos pusieron tenés menos gente por lo que es menos ingreso y más los gastos considerando lo que hay que invertir para cumplir con el protocolo”.

“También el costo de limpieza es mayor porque es constante y necesitas otra persona que se encargue de eso”, agregó.

Según contó, cuando se produjo el cierre en agosto tras registrarse los primeros casos de covid-19 en la ciudad, llegó al local el comisario para informarles de la ordenanza municipal y horas después recibieron la notificación.

“No nos dijeron ni por cuánto tiempo dudaría ni nada, tampoco nos dieron información, ni nos dieron fundamentos del porqué solamente los gimnasios deben permanecer cerrados”, se quejó.

“Sinceramente no logro entender por qué tuvimos que cerrar. Hay estudios que demuestran que en los gimnasios no hay mayor riesgo de contagios siempre que se cumpla con el protocolo”, lamentó. En ese sentido, explicó que un socio que asistía al gym dio positivo, sin embargo, nadie resultó contagiado.

Sobre la apertura de bares y restaurantes, expresó que “no me parece mal” porque “todos tenemos derecho a trabajar cumpliendo con las normas vigentes en este contexto”.  “Creo que es hora de ver que la solución no es obligar a cerrar sino cuidarnos cumpliendo los protocolos. Y llamar a la conciencia y responsabilidad social”, agregó.

“Simplemente tengo impotencia, incertidumbre, miedo porque no puedo seguir manteniendo esto que con tanto esfuerzo se logró”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí