Inicio Mundo «Me porté bien»: el grito desgarrador de una niña antes de ser...

«Me porté bien»: el grito desgarrador de una niña antes de ser asesinada por su madre

0

Estados Unidos.- Una mujer acusada de matar a su hija de 5 años admitió ante la justicia que la apuñaló, estranguló y escondió en una bolsa. El crimen, que ocurrió en Houston, se castiga con la pena de muerte.

Melissa Towne, de 37 años, fue imputada del asesinato de su hija Nichole y permanece detenida bajo una fianza de 15 millones de dólares. La madre declaró el martes durante una audiencia y argumentó problemas mentales.

James Stafford, el abogado defensor designado por el tribunal de Towne, dijo a los periodistas después de la audiencia que a su clienta le habían diagnosticado esquizofrenia y que había sido internada al menos nueve veces debido a una enfermedad mental.

Las autoridades alegan que Towne llevó a la niña el domingo a un área boscosa cerca de un parque en Tomball, un suburbio de Houston, donde la obligó a arrodillarse antes de cortarle la garganta con un cuchillo. La niña comenzó a gritar y pelear antes de que Towne colocara una bolsa de basura sobre su cabeza, según una declaración jurada.

«Me porté bien», gritó la niña antes de morir, según registros judiciales. «Dejá de resistirte», le dijo su madre mientras la apuñalaba.

Towne fue acusada de estrangular a su hija durante 30 a 45 minutos. La madre «declaró que quería terminar con su vida porque era una niña malvada y ya no quería tratar con ella».

Las autoridades alegan que luego de asesinar a la hija, Towne llevó el cuerpo a un hospital en Tomball, donde una enfermera lo encontró dentro de una bolsa de malla para lavandería en la camioneta SUV de Towne.

Los Servicios de Protección Infantil dijeron en un comunicado que también estaban investigando la muerte de la niña y que la agencia tenía antecedentes de Towne, pero que no podía proporcionar detalles adicionales debido a las reglas de confidencialidad. La agencia agregó que Towne tiene otros tres hijos, de entre 2 y 18 años, quienes están a salvo y viviendo con familiares.

Alan Pffar, uno de sus antiguos vecinos, dijo que tuvo que llamar a la policía por ella en múltiples ocasiones. «Siempre supimos que tenía problemas mentales. Discutía con mi buzón sin motivo alguno», dijo, y agregó que decidió poner cámaras de seguridad por su culpa.

«Una vez, ella estaba golpeando un coche. No me di cuenta de que era suyo. Lo estaba golpeando con un bate de béisbol», dijo Pffar.

Personas cercanas a la familia dijeron que Nichole y su padre, James, vivieron con el padre y la madrastra de él durante algún tiempo. Los vecinos dijeron que a veces cuidaban de la niña.

«Pedía ayuda, y cada vez que podíamos, todos ayudábamos», dijo un vecino.

Fuente: Clarín

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí