Inicio Policiales A dos meses del triple crimen de Rosario, la novia de la...

A dos meses del triple crimen de Rosario, la novia de la “boda narco” sigue prófuga

Aún no hay rastros de Brisa Leguizamón y su flamante esposo, Esteban “Pinki” Rocha, ambos procesados por narcotráfico.

0

A fines de enero se celebró una lujosa boda en Rosario. Brisa Leguizamón y Esteban “Pinki” Rocha dieron el sí en la Iglesia San Antonio y se trasladaron al salón Campos de Ibarlucea. El fin de fiesta fue sangriento: una pareja y una beba de un año y medio fueron acribillados por sicarios.

Desde entonces la novia está prófuga. Leguizamón no tenía permiso para semejante evento: cumplía prisión domiciliaria en una causa narco. Su flamante marido está procesado en el mismo expediente, pero había sido excarcelado. Tras los homicidios, perdieron los beneficios.

En Rosario nadie puede explicar cómo la mujer, que debía estar custodiada, pudo organizar y participar del evento que incluyó una previa en uno de los hoteles más costosos de la ciudad. Tampoco, entiende cómo se escapó luego de declarar ante el primer fiscal de la causa Gastón Ávila.

Según su abogado, Martín Frassi, Leguizamón busca entregarse, pero negocia las condiciones con la Justicia. Por el momento, nada se sabe de su paradero.

Cuándo fue y qué pasó en la “boda narco”

La “boda narco” entre dos personas con causas en el fuero federal por comercialización de drogas se celebró el 28 de enero pasado en un salón de eventos de la localidad santafesina de Ibarlucea, al oeste con Rosario.

Sobre el final de la fiesta, ya en la madrugada del 29, una familia, integrada por Maximiliano Giménez, su pareja Erica Vanesa Romero y la hija de ambos de 1 año, que habían concurrido como invitados fueron asesinados en una emboscada a balazos. Presuntamente, quedaron en medio de una disputa entre bandas que comercializan drogas en esta región del sur de Santa Fe.

La organización detrás del triple crimen de Ibarlucea

Tras el triple crimen, la Justicia de Rosario decidió conformar un equipo de fiscales para esclarecer el caso que se tocaba con otra investigación en el fuero federal.

El 8 de marzo fueron detenidos cuatro hombres en múltiples allanamientos. Los detectives vinculan a los detenidos con una red que distribuye drogas a distintos vendedores de la zona, entre ellos a Giménez, una de las víctimas.

Efectivos de Gendarmería Nacional, de la Policía Federal y de la Agencia de Investigación Criminal, en conjunto con Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), Administración Federal de Ingresos Públicos (ADUANA) y la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) realizaron múltiples allanamientos simultáneos en las localidades de Ibarlucea, Roldán, Funes, Alvear, Rosario y la ciudad de Córdoba.

Según los informantes, se registraron catorce inmuebles en las mencionadas localidades de las provincias de Córdoba y Santa Fe donde además de las detenciones se secuestraron 10 celulares que serán peritados para incorporarlos a la causa, según explicaron los informantes.

Además se incautaron más de un 1.000.000 de pesos, 101.425 mil dólares, 3.500 euros, dos armas de fuego, 10 vehículos, una moto, 44 teléfonos celulares, dispositivos de almacenamiento de información y demás elementos de interés.

Los detenidos fueron identificados por los investigadores como Fabián Gustavo Pelozo, Ignacio Quintana, Gustavo Abel Rolón y Matías Claudio Rolón.

Los investigadores creen que los cuatro formaban parte de una organización narco transnacional que cargaba droga proveniente de Bolivia en avionetas, para luego hacer escala en Paraguay y finalmente desembarcar la carga en centros de acopio en la provincia de Córdoba.

Además, uno de los detenidos se encuentra sindicado como el organizador de las maniobras de tráfico de droga y como quien distribuía estupefacientes a distintos vendedores de Rosario -entre ellos Maximiliano Giménez- asesinado en la “boda narco”.

Se trata de Pelozo, al que vinculan a Esteban Alvarado, el rival de Los Monos.

Los procedimientos fueron ordenados por la Agencia de Criminalidad Organizada del Ministerio Público de la Acusación, conformada por los fiscales Luis Schiappa Pitera, Matías Edery, Gastón Ávila y José Luis Caterina; los fiscales federales Javier Arzubi Calvo y Adriana Saccone a cargo de la investigación.

Los allanamientos se llevaron a cabo tras 15 meses de tareas de inteligencia criminal, luego de la detención de Adelaida Castillo, una de las líderes de la banda delictiva, y la incautación de 389 kilos de cocaína, vehículos y dinero en efectivo en septiembre de 2020.

Por esta causa, Quintana, uno de los detenidos, actualmente se encuentra a disposición de la justicia federal de Salta.

En el marco de la investigación conjunta entre la justicia federal y provincial, los otros tres detenidos quedaron a disposición del Juzgado Federal 3 de Rosario a cargo del Juez, Carlos Vera Barros, mientras la investigación continúa en busca de identificar ramificaciones de la organización que operan a nivel local.

Fuente TN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí