Inicio Policiales Así funcionan las tobilleras electrónicas que se colocaron en Tucumán

Así funcionan las tobilleras electrónicas que se colocaron en Tucumán

La Dirección de Visualización y Monitoreo 911 se encarga de monitorear que se cumplan los perímetros marcados por la Justicia.

0

En el marco de un plan específico para seguir optimizando una respuesta útil y ágil al ciudadano, desde la Policía de Tucumán opera la Dirección de Visualización y Monitoreo 911. Esta unidad especial viene desarrollando un exhaustivo trabajo interdisciplinario con la Justicia para dar reparos ante los casos de violencia de género y colaborando en concretar medidas judiciales y otros procedimientos. 

En este sentido, desde el 2018 han incorporado al servicio los dispositivos duales de geolocalización que permite monitorear en tiempo real que las órdenes judiciales establecidas con perímetros de protección sean cumplidas. En la actualidad, se concretó la colocación de 143 tobilleras electrónicas a acusados de diferentes puntos de la provincia.

De esto habló Walter Córdoba, jefe de la dirección, quien explicó cómo funciona el sistema: “Estos dispositivos intercomunicados se los entrega a ambas personas involucradas. Por un lado, al agresor se le coloca la tobillera electrónica geolocalizada que establece un perímetro dispuesto por un juez que prohíbe el ingreso a la zona de exclusión. Este aparato a su vez, está conectado de forma remota a un móvil receptor que funciona como un teléfono celular con GPS que usará la víctima”. 

“De esta manera, se monitorea de forma permanente la localización exacta de donde se encuentran”, aseguró Córdoba y detalló que, “los efectivos rotan por turnos para operar los 365 días del año las 24 horas del día”.

Las medidas cautelares indican los perímetros a los que el agresor no puede ingresar sin que se activen las acciones de seguridad. Córdoba fue categórico en afirmar que, “en caso de que el acusado trasgreda esa orden de restricción, se dispara una alarma en el 911 y se da intervención policial. Esto significa que, se inicia un protocolo que consiste en hacer contacto telefónico con la víctima para asegurar su bienestar. De lo contrario, el efectivo tiene que arbitrar los medios necesarios para que llegue un móvil y resguarde la integridad de la persona”, señaló.

“A esto también se suma la posibilidad de rastrear cuándo un dispositivo tiene poca batería, lo cual también activa una alarma y se establece el contacto con las personas involucradas”, indicó Córdoba. 

La Dirección lleva adelante un trabajo en conjunto con la Oficina Legal de Atención a la Víctima, en constante intercambio de información con el Centro Judicial Capital y con la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAIF). En ese sentido, se lleva adelante el rescate de menores de edad que viven en situaciones de abuso, maltrato o violencia familiar que son asistidos y luego reubicados por la DINAIF

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí