Inicio Policiales Comienza el juicio oral contra el “Doctor Horror”, acusado de abusar de...

Comienza el juicio oral contra el “Doctor Horror”, acusado de abusar de su hijastra de 10 años

Se trata de Walter Raúl Zambón, preso desde 2019. En abril rechazó la posibilidad de un debate abreviado porque sostiene que es inocente. Además, enfrenta otras causas que tuvieron como víctima a una sobrina y a una niñera

0

Abuso sexual de una menor de trece años, agravado por resultar gravemente ultrajante para la víctima, por la convivencia preexistente y por estar encargado de la guarda. Esa es la imputación por la que comenzará a ser juzgado desde hoy en un juicio oral el reconocido médico y dueño de una clínica de San Fernando, Walter Raúl Zambón (55), preso desde 2019 acusado de abusar de su hijastra cuando tenía apenas 10 años.

El debate oral será presencial y se llevará a cabo en San Isidro bajo un tribunal unipersonal a cargo de la jueza Julieta Makintach. Comenzará a la 9 de la mañana y está previsto que sólo tenga dos jornadas: la de hoy y una más el miércoles. Sin embargo, no se descarta que el juicio pueda extenderse por uno o dos días más. Lo cierto es que se estima que esta semana habrá un veredicto, indicaron fuentes con acceso a la causa a Infobae.

La primera en hablar será la víctima, que hoy tiene 23 años. Viajó directamente desde Europa -donde estudia Ingeniaría Civil- para participar del juicio y su testimonio es el más esperado. “No sólo ha sido verosímil, contundente y ha descripto la escena del crimen, sino que atravesó todo tipo de pericias tanto en la instrucción como en la instrucción suplementaria. Es una declaración que no deja margen”, dijo Juan Pablo Gallego, abogado de la víctima, a Infobae.

En la audiencia preliminar el tribunal exhortó a las partes a limitar razonablemente la cantidad de los testigos. Inicialmente, entre la fiscal Bibiana Santella, de la UFI de Género de San Fernando y el abogados Gallego, propusieron entre ambos no más de 25 testimonios. Sin embargo, la defensa de Zambón, a cargo del estudio del abogado Fernando Burlando, aportó más de 50. “Entiendo que finalmente serán desistidos varios de ellos ante la contundencia de la prueba científica de cargo”, vaticinó el representante de la víctima.

En abril pasado, al acusado se le otorgó la posibilidad de que se sometiera a un juicio abreviado. La fiscal Santella propuso 10 años, mientras que el abogado de la hijastra, pidió 12. Zambón, recluido en el penal de Magdalena, se negó a la oferta y pidió ir al debate oral en el que podría recibir hasta 20 años.

“Se le consultó a la Fiscalía por alguna posible alternativa o un juicio abreviado y dijo que en función de la calificación que se viene sosteniendo estaría dispuesta a un juicio abreviado. Pidió 10 años y nosotros no aceptamos este ofrecimiento. Lo que dijo Zambón es que independientemente de la pena que le puedan poner, él era inocente y obviamente no iba a firmar ningún acuerdo y hacerse responsable de algo que no hizo”, dijo Fabián Amendola, el abogado del acusado, en aquel momento a Infobae.

“El margen de maniobra de la defensa va a ser escaso. El lunes va a haber una jornada muy larga. Se va diluir la nómina de testigos de ambas partes. Apostamos a un juicio rápido porque hay prueba contundente. Esperamos llegar a esta semana a tener veredicto”, agregó Gallego. Por su parte, las fuentes con acceso a la causa explicaron que en el debate los testigos comparecerán en burbujas por protocolo Covid-19.

Una última pericia que complica al “Doctor Horror”

En cuanto a las novedades del caso, recientemente se le practicaron pericias psicológicas al acusado por pedido del Tribunal y su resultado complica aún más su situación. Los profesionales de la Oficina Departamental de San Isidro que se entrevistaron con Zambón a finales del noviembre, detectaron entre varias cosas que el médico habla de las víctimas de forma negativa y “en alguno momentos, peyorativamente”. Dice que son falsas las acusaciones y en ocasiones se victimiza.

Sostuvieron que se encuentra lúcido y orientado en tiempo y espacio. Sin embargo, aclaró la pericia que “se advierten tendencias a ser poco objetivo y variable, dado que proyecta su mundo interno sin tener en cuenta la realidad externa. (…) Posee una lógica personal y egocéntrica, por lo cual falla en el razonamiento lógico en cuanto al establecimiento inadecuado de relaciones causales y de la integración con el fin de adaptar la realidad a sus necesidades”.

Entre otros cosas, indicaron que tiene una personalidad narcisista y comportamientos sobrecontrolados, “afectividad egocéntrica, inmadurez emocional y dependencia”. Tiene baja tolerancia a la frustración y es muy estructurado e impulsivo.

Finalmente, en la misma evaluación se estableció que la joven, luego del horror que padeció cuando tenía 10 años, presenta signos compatibles con daño psicológico y con el hecho de haber sido víctima de delitos contra su integridad sexual.

La hijastra, la sobrina y la niñera: los casos que lo tienen en el banquillo de los acusados

Zambón será juzgado desde este lunes por el presunto abuso de su hijastra, cuando tenía 10 años, a fines de 2008. La víctima, identificada como C., vivía en el barrio privado Tres Horquetas de San Fernando con su madre y Zambón, oriundo de la provincia de Corrientes. Fue en esa convivencia que el médico habría abusado de la menor, quien tardó más de diez años en procesar lo que pasó para luego recurrir a la justicia.

“Los abusos ocurrían cuando estábamos solos. Me hizo tocarlo a él, en su miembro viril, por encima del calzón. Nunca pude ser explícita en verbalizar mi rechazo. No pude decirle que no quería o que no me gustaba verbalmente”, relató la joven según la causa a la que accedió Infobae.

Los abusos se extendieron por más de dos años, período en el cual la nena llegó a contarle a su mamá lo que estaba pasando. Sin embargo, la mujer no le creyó y hasta la obligó a su hija a pedirle disculpas a Zambón. El médico, de acuerdo a la denuncia, aprovechaba cualquier momento. En una oportunidad fue en la pileta de la casa. Fue cuando la convenció de que “jugaran” a aguantar la respiración debajo del agua y la besó.

Otra de las causas es la de su sobrina, quien lo acusó unos meses después de la detención por haberla violado. Se trata de la hija de una prima de Zambón que había viajado desde Corrientes a vivir con él en el barrio San Jorge, en Los Polvorines, tras experimentar problemas de salud.

“Zambón es mi tío. A comienzo de 2016, con 18 años de edad, tras afrontar la prematura separación de mis padres a mis nueve años de edad, tras episodios depresivos e intentos de quitarme la vida entre 2015 y 2016, vine desde la provincia de Corrientes, dado que Zambón me ofreció convivir (…) en el grupo familiar que compartía con su esposa”, relató la sobrina ante la justicia. La joven, además, será testigo en el debate que comienza dentro de dos días.

En diciembre de 2017, sin motivo aparente, Zambón echó a su sobrina de la casa. Tres meses después la contactó de vuelta y le dijo que estaba separado de su esposa y que estaba viviendo solo. Que quería retomar el vínculo y que “la perdonaba”. El 25 de marzo de 2018, la joven se acercó hasta su departamento en Beccar, y vio que el médico había ingerido alcohol. Comenzó a manosearla y según la denuncia, la violó.

El juicio por este caso, cuya víctima también está bajo el patrocinio de Gallego, sería en abril del próximo año. Se espera que las penas por ambos caso se unifiquen y estiman que Zambón podría ser condenado a unos 25 años de cárcel. El 30 de agosto de este año, el Juzgado de Garantías le dictó la segunda prisión preventiva a Zambón por esta causa, calificada como abuso sexual agravado por acceso carnal y por provocar un daño grave en la salud mental de la víctima.

Finalmente, está la acusación de la niñera. En el medio de la investigación apareció una denuncia que el doctor arrastraba desde octubre de 2010 de una niñera a quien él intentó abusar. La chica quiso escapar y según denunció ante la Comisaría Nº 4, cerca del barrio privado Tres Horquetas, se le apareció en ropa interior.

Los familiares y amigos de la víctima lo escracharon en la puerta del barrio privado unos días después. Hicieron pintadas en el muro perimetral con leyendas en su contra. Una de ellas es la más recordada y es por la que lo conocen en el barrio: “Zambón violín”.

El doctor se tuvo que mudar en aquel momento. Hoy vacuna a los presos que comparten con él los días en el penal de Magdalena.

Fuente Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí