Inicio Policiales Contrató cable e internet y se delató: cayó el último prófugo por...

Contrató cable e internet y se delató: cayó el último prófugo por el crimen del bombero de la Federal que se acababa de jubilar

El homicidio de Félix Costa ocurrió en enero pasado y dos sospechosos de 17 y 18 años ya estaban detenidos desde entonces. Ahora, atraparon al tercer cómplice: se escondía en un domicilio de la localidad bonaerense de Virrey del Pino

0

Félix Manuel Costa fue asesinado a mediados de enero pasado por tres delincuentes que lo atacaron en la puerta de su casa de la localidad bonaerense de González Catán para robarle su camioneta. El hombre, que tenía 64 años y se había retirado recientemente de la División Bomberos de la Policía Federal Argentina, se resistió y los ladrones, antes de huir en el vehículo, le dispararon en el pecho y lo mataron delante de su esposa. Luego, le robaron el arma reglamentaria.

Tras las investigaciones iniciales, la PFA capturó a dos sospechosos: seis días después del homicidio cayó un sospechoso que, por entonces, tenía 17 años, mientras que a Leandro Gustavo Sequeira (19) lo atraparon el 21 de febrero pasado. Sin embargo, faltaba el tercer cómplice.

Y, en las últimas horas, se logró la detención de Agustín Elías Reales, alias “Budi”, de 22 años. Según informaron fuentes del caso a Infobae, fue arrestado mientras caminaba cerca de la intersección de la colectora de la Ruta 3 y Oliverio Russell, en el barrio Esperanza de localidad de Virrey del Pino, partido de La Matanza.

Reales fue alojado en una celda de una comisaria de la zona y en las próximas horas será indagado por el fiscal Pablo Insúa, a cargo de la UFI del Fuero de la Responsabilidad Penal Juvenil Nº1 del Departamento Judicial de La Matanza.

A Reales lo venían siguiendo desde hacía tiempo. Después del crimen nunca regresó a González Catán, donde vivía. Se cree que se escondió en distintos lugares del Conurbano y que en más de una ocasión viajó a la provincia de La Rioja. Los efectivos de la División Homicidios de la PFA llegaron hasta el acusado tras obtener el dato de que podría estar residiendo en un domicilio ubicado a la altura de la Avenida Juan Manuel de Rosas al 28.500.

A través de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), los detectives supieron que Reales era beneficiario del Plan Potenciar Trabajo. La cuenta pertenecía al Banco de la Nación Argentina, por lo que solicitaron los movimientos bancarios. Desde la cuenta se habían pagado varias recargas de celular. Con un número de abonado, en el rastreo se advirtió que, después de un largo tiempo, apareció una foto de perfil en WhatsApp con el rostro de Reales.

Luego, los investigadores le pidieron a la empresa de telefonía el listado de llamadas entrantes y salientes. En paralelo, realizaron un análisis pormenorizado de las comunicaciones de la pareja de Reales. El impacto de las antenas ubicaba al sospechoso en el barrio Esperanza. Varias de las llamadas habían sido a una empresa de telecomunicaciones que opera en la zona y fueron claves: en ellas, el sospechoso había pedido el servicio de cable e internet, y había informado su dirección.

Leandro Sequeira, otro de los detenidos por el crimen de Costa

Según supo Infobae, ese domicilio no se encuentra registrado en los sistemas informáticos policiales, ni vinculado a ningún familiar o allegado de “Budi”. De igual modo, los agentes de la PFA lo allanaron y detuvieron al acusado.

El crimen de Costa ocurrió el jueves 20 de enero pasado, minutos antes de la medianoche, cuando la víctima llegaba junto a su esposa a su vivienda sobre la calle Del Tejar al 3.500. Mientras abría el portón para guardar su camioneta Ford Ranger blanca, fue interceptado por tres delincuentes armados. Toda esa secuencia quedó en gran parte registrada por una cámara de seguridad de la vivienda.

Costa intentó resistirse al robo con una pistola calibre 9 milímetros. Uno de los asaltantes, al ver que el hombre intentaba tomar su arma, le disparó hacia el torso con una calibre .380. Lo hizo delante de su mujer, que solo pudo atinar a bajar del vehículo. Luego, escaparon a bordo de la camioneta robada y la abandonaron en Villa Dorrego.

Ante esta situación, vecinos subieron al hombre herido a un auto particular y lo trasladaron de urgencia al Hospital Simplemente Evita, donde finalmente falleció por la gravedad de las heridas. El disparo le atravesó el cuerpo: ingresó por el tórax y salió por el omóplato.

Al menor detenido lo capturaron días más tarde en el barrio El Ceibo de González Catán. A pesar de su corta edad, contaba con antecedentes: ya había intentado matar a un policía en medio de un robo. Esa causa, de acuerdo a los datos consultados, fue remitida por la UFI N°2 de Responsabilidad Juvenil de La Matanza al Juzgado a comienzos de noviembre de 2021.

Sequeira, conocido en su entorno como “Oreja”, fue capturado un mes después. También oriundo del barrio Los Ceibos, en su caso comenzó como un ratero que solía ser sorprendido a bordo de motos con pedido de captura. En una ocasión, estando armado, atacó a un changarín de la zona que terminó hospitalizado.

Al momento del crimen, “Moro” tenía 17 años y contaba con antecedentes

Fuente Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí