Inicio Policiales Crimen de la enfermera: las marcas en sus brazos, el último mensaje...

Crimen de la enfermera: las marcas en sus brazos, el último mensaje a su hijo y la ruta de la anestesia para matarla

El fiscal Federico Medone indaga en la trama detrás de la muerte de Elizabeth Di Legge. Detalles inéditos a horas de la detención de su marido como principal sospechoso

0

Los malos cuentos nunca se sostienen. Silvio Espíndola comenzó a desmoronarse ante el fiscal Federico Medone el martes por la tarde, cuando lo hizo comparecer en la UFI de Homicidios de La Matanza, después de que pidió que lo detengan por ser el presunto femicida de su mujer.

La autopsia al cadáver de la enfermera Elizabeth Di Legge, que trabajaba en el hospital Churruca tal como su pareja Espíndola, había indicado una depresión respiratoria como la causa de muerte. No había golpes visibles, ningún traumatismo notable. Junto al cuerpo se encontraron ampollas de propofol y fentanilo, poderosos anestésicos.

No eran algo nuevo. Viejos detectives policiales acotaban que ambas sustancias son usadas por personal de salud para quitarse la vida: el propofol y el fentanilo también habían sido parte del menú del anestesista Gerardo Billiris, condenado a 14 años por tentativa de homicidio. También había una jeringa con una sonda en la escena. La historia podía tener dos posibilidades: Di Legge se había inyectado hasta morir, o alguien lo hizo por ella, una forma de matar perversa, de un goce inmundo.

Ante el fiscal, Espíndola intentó deslizar que su esposa consumía drogas inyectables, para luego rápidamente desdecirse. La sonda, la jeringa y las ampollas fueron peritadas por Policía Científica. No tenían huellas. Quien las manipuló, cree Medone, empleó guantes. No solo eso: había un segundo agujero en la mentira que el marido intentó instalar. Pero los brazos de Elizabeth no tenían marcas de larga data que indicaran un uso de jeringas sostenido en el tiempo. Tampoco las había en otras partes de su cuerpo.

Ante el fiscal, los huecos del marido siguieron, uno tras otro.

Espíndola se había puesto frente a las cámaras en su propia casa para pedir por su aparición con el cadáver de su mujer en el galpón, una pieza sin ventanas, apenas con un ventilete. Su relato ante el fiscal demostraba una precisión en detalles muy curiosa: recordaba frases de sus tres hijos, viajes en tren de los últimos días donde podía precisar en qué lado del vagón se sentaba. Sin embargo, no revisó en su galpón si su mujer estaba allí. Su casa en González Catán tampoco es muy grande, por otra parte. “Literalmente una caja de zapatos”, define un detective. ¿Cómo es que no buscó allí?

El hombre negó ser el autor del femicidio, también negó la violencia de género que su propia mujer había denunciado y que constaba en registros judiciales. Apenas llegó a decir que Di Legge “lo sacaba de quicio”. Los horarios tampoco lo favorecen. La data de muerte establecida en la autopsia coincide con su ausencia sin aviso del Churruca, según consta en un informe enviado por el hospital.

Elizabeth, por otra parte, no había dejado una nota suicida. Pero sí había dejado una nota. Estaba dirigida a su hijo. En el mensaje, le pidió que haga la tarea.

Luego está la anestesia que se usó para matarla. La Justicia cree que Espíndola, si es que es culpable, solo podría haberlas conseguido en un lugar: el hospital donde él y su mujer trabajaban. En todo caso, hay una historia previa.

Infobae halló en documentación de la Cámara Federal un caso que data de 2019, investigado por la fiscal Paloma Ochoa, donde se denunciaba el robo en el hospital policial de 31 ampollas de fentanilo y 410 ampollas de propofol, una cantidad escandalosa dada la potencia de las sustancias. Las ampollas figuraban en el stock informático de la farmacia del Churruca, pero no estaban en su stock real. Tampoco se encontraron las recetas correspondientes o las actas de rotura. Una alta directiva fue acusada de incumplir sus deberes, luego sobreseída, el procesamiento fue apelado por la fiscal. En abril de 2020, la Sala 2 de la Cámara dictó la falta de mérito para la directiva, pero no cerró la causa. Los jueces Irurzun y Bruglia consideraron que ese robo debía investigarse.

El consumo clandestino de fentanilo en la Argentina -una sustancia altamente controlada, empleada por anestesistas- tiene una historia corta, pero oscura. No está ligada a traficantes de villas, sino al lado oscuro del sistema de salud, a robos hormiga y a transas de pasillo de hospital, no de pasillo de asentamiento. En 2018, un enfermero llamado Rubén fue acusado de meterse ampollas en el bolsillo en el hospital Fernández, otro caso que llegó a la Justicia.

Sin embargo, el Churruca le respondió a Medone en la mañana del miércoles: le aseguraron que no registran faltantes en su stock.

Ahora, Medone espera nuevas declaraciones testimoniales, como la de una amiga de la víctima que buscaba realizar una tesis sobre la violencia de género que sufría Di Legge. También planea pedir análisis psicológicos y psiquiátricos para Espíndola, a los que se puede rehusar. Si efectivamente Espíndola drogó a su mujer hasta matarla, si la teoría del femicidio es correcta, entonces el caso se convierte en uno singular para la historia de la violencia machista argentina, un femicidio como ningún otro.

Fuente Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí