Inicio Policiales Crimen de la estudiante de medicina: hallaron ADN de un hombre debajo...

Crimen de la estudiante de medicina: hallaron ADN de un hombre debajo del pulgar de la víctima

Lo informó el Ministerio Público Fiscal de Río Negro. Continúa la búsqueda del principal sospechoso, del que se difundió un identikit

0

Los investigadores del crimen de la estudiante de Medicina Agustina Fernández, asesinada el 5 de julio pasado en el marco de un presunto robo en la ciudad de Cipolletti, hallaron ADN de un hombre debajo del dedo pulgar izquierdo de la víctima.

En tanto, al cumplirse un mes del asesinato, familiares de la joven pampeana de 19 años realizarán hoy una marcha pacífica, junto a la Asamblea Ni Una Menos, en la Plaza de la Justicia de esa ciudad de Río Negro.

Fuentes judiciales informaron que los peritos del Laboratorio Regional de Genética Forense de Bariloche entregaron este miércoles a la fiscalía que investiga el crimen los resultados de los análisis de diversas muestras, entre ellas, rastros de ADN levantados del cadáver.

De acuerdo a los expertos, el material genético fue hallado en las uñas del dedo índice de la mano derecha de la joven y en el dedo pulgar de la mano izquierda.

En ambos “se obtuvo un perfil genético mezclado, perteneciente a la mezcla de material genético de por lo menos dos individuos”, detalló el Ministerio Público Fiscal (MPF) rionegrino en un comunicado oficial.

“Se puede observar en forma mayoritaria, y completa, el perfil genético obtenido de la muestra de la víctima y en forma parcial, y con baja amplificación, el perfil genético de otro individuo”, añadió el informe suscripto por la directora del laboratorio, en el que destacó que en el pulgar pudo corroborarse que el perfil genético no es el de Agustina y pertenece a un hombre.

A su vez, las muestras fueron utilizadas para realizar la pericia comparativa con el perfil genético del amigo de la víctima, que vivía en el departamento donde ocurrió el crimen “excluyéndolo como aportante”. Esta persona había dado su declaración ante las autoridades en las primeras horas de la investigación. Su relato ya había sido corroborado por cámaras de seguridad públicas y privadas ubicadas en distintos puntos de la ciudad.

Según las fuentes, los resultados de los análisis de laboratorio se sustentan con diversos indicios que ya se cuentan en la causa, y permiten avanzar y consolidar la hipótesis de trabajo de que se trató de un “homicidio criminis causa”, o sea, que la mataron para ocultar otro delito, en este caso, el robo.

Por este motivo, esa sigue siendo la principal línea de investigación del MPF, aunque en paralelo se siguen produciendo medidas de prueba en el marco de otras hipótesis. En ese sentido, la Policía de Río Negro continúa con la búsqueda de la persona del identikit elaborado oportunamente por la Policía Federal y que, en caso de ser detenido el sospechoso, podrá cotejarse con los rastros genéticos obtenidos por el Laboratorio de Regional de Genética Forense.

Al respecto, el Ministerio de Seguridad de la provincial dispuso una recompensa de un millón de pesos para quien pueda aportar datos que ayuden a dar con su identidad o paradero. Cualquier información puede ser aportada a través del celular del turno de la fiscalía (0299) 154167314, al teléfono de emergencias línea 911 o a la unidad policial más cercana.

Según la descripción con la que se cuenta hasta el momento, el hombre tendría entre 20 y 30 años, mide entre 1.60 y 1.70 metros, es de tez blanca y cabellos oscuro.

La característica más particular que tiene es que cuenta con una serie de tatuajes en el rostro y en sus manos. En sus cejas un tatuaje que se puede describir como un número 10, sumado a otros similares a cruces. En sus manos tiene una serie de dibujos entre los que se destacan las letras que conforman la palabra “ROCK” en sus dedos.

El crimen ocurrió alrededor de las 19.30 del sábado 2 de julio en un complejo de departamentos de la calle Confluencia al 1.300, en Cipolletti. La víctima cursaba sus estudios de Medicina en la Universidad Nacional de Comahue (UNCo).

Se cree que Agustina fue sorprendida por, al menos, un delincuente que ingresó a robar y que la atacó golpes, tras lo cual se apropió de algunos objetos de valor y huyó. Debido a la magnitud de la paliza, fue trasladada al hospital Pedro Moguillansky de Cipolletti, donde permaneció internada hasta que falleció.

Fuente Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí