Inicio Policiales Crimen de Priscila Paz: la joven sufrió en vida múltiples lesiones, según...

Crimen de Priscila Paz: la joven sufrió en vida múltiples lesiones, según la autopsia

0
Priscila Paz

De acuerdo a las consideraciones médico-legales a las que arribaron los expertos del Cuerpo Médico Forense (CMF) del MPF al llevar a cabo la autopsia, Priscila Paz falleció como consecuencia de “multiplicidad de lesiones”. Este lunes 5 de diciembre, se leyeron diferentes informes clave, que complicaron a los imputados en el debate.

Según las conclusiones, de la autopsia, las heridas más graves fueron a nivel rostro, cráneo, tórax y abdomen, las cuales fueron de características gravísimas y la llevaron al óbito. En tanto, en cuello, presentaba compresión violenta de tipo manual, que la debilitaron.

La data de fallecimiento, de acuerdo al estudio, indica que la muerte se produjo entre 48 y 72 horas previas a realizar la necropsia, el 1 de agosto de 2018. También se estableció que muchas de las lesiones tuvieron “características vitales”; es decir, que fueron hechas en vida, según se explicó. Finalmente, el estudio descartó la presencia de drogas.

El celular

Desde el celular de Priscila llamaron a su padre usando otra línea. La información fue expuesta al analizarse este lunes 5 de diciembre, en una nueva jornada del debate, el informe técnico confeccionado por los profesionales en informática del Ministerio Público Fiscal. También se analizó, entre otros informes, el de la autopsia.

Fue la primera llamada desde el teléfono de Priscila Paz, luego de cambiar el chip, en la mañana del 22 de julio de 2022. “Cuando atendí, escuché a personas peleando, un hombre dijo ‘qué hacés, hija de puta, te voy a romper el teléfono’”, contó Pedro, el padre de la joven.

El viernes pasado, expuso un testigo experto en informática del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del MPF, quien afirmó que desde el celular de la joven se envió, con otra línea, un mensaje a otro número telefónico, diciendo: «Este es mi número Mamá, soy Borolo». Esa actividad se registró momentos después de la llamada anterior.

La acusación contra los imputados en llevada adelante por la fiscal Estela Velia Giffoniello, quien interviene en el debate en representación del Ministerio Público Fiscal.

Detenidos

Por otra parte, se resolvió disponer la detención de la imputada Rojas por no presentarse a la audiencia. Idéntica situación se había registrado con la acusada Argota. La Fiscalía y la querella pidieron la detención de Carajabal y Miranda, ante reiteradas llegadas tarde. Este martes 6 de diciembre se recibirían los últimos testimonios. El Miércoles, habría alegatos de clausura.

Más pericias

Los estudios genéticos de ADN practicados sobre la camioneta Chevrolet S-10 de “Pocho” Ledesma (fallecido), se detectó material biológico que coincide con el de la joven asesinada, en diferentes sectores de ese vehículo (caja, compuerta de la caja, techo y cubre techo). También se hallaron restos de cabello que serían de la víctima dentro de la camioneta, según se escuchó durante la lectura de los informes confeccionados por los profesionales del MPF.

Los hechos

Según la teoría del caso, a las 7.30 del 22 de julio de 2018, Priscila salió de su trabajo, un hotel alojamiento ubicado junto a la ruta 301. En esas circunstancias fue interceptada por Juan José Dante «El Salteño» Gómez, quien mediante engaños la llevó hasta una vivienda sin moradores en el barrio Ampliación Elena White, donde se encontraban: Héctor Jesús «Pocho» Ledesma, Walter Patricio «Borolo» Miranda, Franco Emanuel Ogas, Facundo Damián «Cancán» Miranda y Yanina Paola «Kingkona» Rojas.

En ese lugar, mantuvieron privada de la libertad y despojaron de su celular a Priscila, a quien le propinaron golpes en el rostro y en otras partes del cuerpo con un elemento contundente, agrediéndola también con golpes de puño y patadas; además, comprimieron su cuello para asfixiarla, produciendo como consecuencia una gran agonía y posterior fallecimiento. Luego, a los fines de evitar ser descubiertos, rompieron el teléfono de la víctima y lo ocultaron en el fondo de la casa de «Borolo» Miranda, en el mismo barrio.

Los captores, todos ellos adictos a las drogas, según costa en los informes y declaraciones, golpearon a Priscila: «Haciéndole padecer sufrimientos extraordinarios por la brutalidad con la que la atacaron».

Con la finalidad de hacer desaparecer su cuerpo, lo cargaron en una camioneta y lo depositaron, tiempo después, en una finca de caña cerca al lugar donde residía la víctima junto a su familia. El 31 de julio, el cadáver de la joven fue hallado en un cañaveral ubicado a la vera de la ruta 301, en la localidad de San Pablo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí