Inicio Policiales Detuvieron a un hijo del jubilado hallado asesinado dentro de un tanque...

Detuvieron a un hijo del jubilado hallado asesinado dentro de un tanque de agua

Una de sus hermanas lo había acusado como autor del crimen. El cuerpo del hombre, de 66 años, estaba en estado de descomposición. Ocurrió en la localidad bonaerense de González Catán

0

Finalmente, las sospechas de la familia se convirtieron en las certezas de la Justicia. La Policía Bonaerense detuvo al hijo de José Loreto Ibarra, el jubilado de 66 años que fue encontrado este martes en el interior de un tanque de agua en cercanías de una tosquera de González Catán, como el principal sospechoso por el crimen de su padre.

El detenido por el parricidio fue identificado como Diego Loreto Ibarra y quedó a disposición de la fiscal a cargo del caso, Karina licalzi, quien lo acusa del delito de homicidio agravado por el vínculo y en las próximas horas lo tendrá frente a frente para la tomarle indagatoria.

Según fuentes oficiales consultadas por Infobae, al sospechoso lo atraparon en una plaza de González Catán, en el partido de La Matanza.

Apenas unas horas antes del arresto, se conoció el resultado preliminar de la autopsia. Ahí se detalló que la víctima había sido asesinado de cinco puñaladas y no de dos puntazos como había circulado el miércoles.

Fue la hermana del detenido, Alejandra, quien junto a otros parientes y amigos, realizaron el miércoles una marcha en reclamo de justicia y para pedir que detengan a Diego. La mujer, con una foto de su hermano con la leyenda “se busca”, denunció en declaraciones a Crónica TV que el joven, adicto a las drogas, se fugó el lunes en que desapareció su padre y que cree que se quedó con la jubilación de la víctima.

El cuerpo de José Loreto Ibarra, ex empleado de una empresa de recolección de basura, fue encontrado este martes en el interior de un tanque de agua en cercanías de una tosquera de González Catán, se trata de un amplio predio ubicado en el partido de La Matanza que limita con el barrio 20 de Junio, la localidad de Pontevedra y la Unidad Penal N°43 del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Fue un vecino del barrio 20 de Junio el que llamó al 911 para denunciar que junto a un tanque de agua había un tambor metálico que desprendía olor nauseabundo.

El cuerpo llevaba una sola prenda, una camiseta de River. Fue identificado 24 horas después del hallazgo, ya que Alejandra había denunciado su desaparición de su padre el último lunes en Villa Dorrego. Por otra parte, se realizó un cotejo de huellas digitales con resultados positivos.

En ese sentido, varias medidas fueron encargadas por la fiscal desde el primer momento para esclarecer el misterio. El día del hallazgo se presentó Policía Científica con un plantel completo de peritos, como fotógrafos, expertos en planimetría, hallazgos de rastros, peritos balísticos y un médico de policía junto a la ambulancia que trasladaría el cadáver.

La zona de por sí era difícil para relevar información, un área de campo sin cámaras de seguridad. Pero la fiscal Licalzi avanzaba sobre la pista del hijo de la víctima y había ordenado a la Policía Bonaerense que le siga el rastro. Así fue que se consumó el arresto este jueves.

Fuente Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí