Inicio Policiales Mendoza: liberaron a uno de los tres sospechosos por el asesinato de...

Mendoza: liberaron a uno de los tres sospechosos por el asesinato de un empresario

Había sido detenido durante los allanamientos realizados en las localidades de Las Heras y Guaymallén. Emilio Giménez, de 49 años, estaba casado y tenía dos hijos

0

Con novedades en las últimas horas, avanza la investigación del crimen del empresario frutihortícola Emilio Giménez, asesinado de un balazo durante un intento de robo la semana pasada en la localidad mendocina de Guaymallén. La información más reciente indica que uno de los tres detenidos, acusado de haber participado en la emboscada que terminó en el asesinato de Giménez, quedó en libertad.

El hombre fue liberado por falta de pruebas, según informaron fuentes judiciales y policiales. Había sido aprehendido durante los diversos allanamientos en las localidades de Las Heras y Guaymallén, en el marco de la investigación por el crimen.

Giménez, de 49 años, estaba casado y tenía dos hijos. Fue emboscado el 15 de septiembre, en un asalto en el que recibió un tiro en el brazo, del que se desprendió una esquirla que se incrustó en su tórax, provocándole la muerte. El proceso en esta etapa es dirigido por el fiscal de Homicidios, Carlos Torres, quien determinó la libertad del sospechoso luego de tomarle declaración.

Tras el homicidio hubo allanamientos en Godoy Cruz, donde vivía el penitenciario. Uno de los sospechosos fue visto por las cámaras de seguridad en un Fiat Punto, ya que otro vehículo en el que se movilizaban lo habían dejado abandonado.

Para dar con los demás integrantes de la banda, la policía les hizo seguimiento a través de sus celulares.

Por otra parte, otro de los sospechosos aprehendido, Ángel Fredes, que cuenta con antecedentes penales, continuaba detenido a raíz de pruebas que lo involucran con el hecho. Por esa razón, se espera que el fiscal avance en las próximas horas en el paso procesal mediante el que se le comunica al imputado el delito que se le imputa.

De esta manera, a una semana del crimen, la causa cuenta, en total, con dos detenidos, uno de ellos es el penitenciario Cristian Rivero, quien fue imputado por el fiscal por el delito de “homicidio criminis causa”, en concurso ideal con robo agravado por el uso de arma de fuego. La pena que les cabe es prisión perpetua. El hombre era jefe de seguridad de Independiente Rivadavia y fue tomado por las cámaras de seguridad conduciendo un Fiat Tipo el día del asalto contra Giménez, en las inmediaciones de la escena.

El Crimen

El asesinato del empresario fue cometido por una banda de delincuentes el jueves a las 16.20, cuando el grupo intentó robarle a Giménez mientras se desplazaba en su camioneta por las calles Quintana y Jorge Newbery, de Guaymallén.

El hombre había salido del Mercado Cooperativo de Guaymallén a bordo de su Volkswagen Amarok color blanco y se dirigía al cumpleaños de un colega. Al detenerse en dicha esquina fue sorprendido por los delincuentes que le cerraron el paso con dos vehículos, tanto por delante como por detrás.

Ante esta situación, y al verse encerrado, Giménez intentó escapar, chocó a uno de los vehículos y se subió a la vereda. Sin embargo quedó incrustado contra una reja y en ese lapso alcanzó a llamar a un amigo para contarle lo que estaba pasando.

En esas circunstancias, uno de los delincuentes comenzó a disparar y como consecuencia de ello el empresario recibió un balazo a la altura del tórax, que le provocó la muerte en forma instantánea. El tiro le dio en el brazo y una esquirla se le metió en el pecho, lo que provocó que se broncoaspirara.

Acto seguido, los delincuentes se fueron en un Jeep, uno de los vehículos que usaron para la emboscada, y abandonaron una Toyota Rav4, la cual después fue encontrada en el barrio Gomensoro con una mancha de sangre.

La respuesta de los vecinos

El Mercado Cooperativo de Guaymallén, en la provincia de Mendoza, amaneció de luto y bajo una protesta de trabajadores para pedir justicia por el brutal crimen de Emilio Giménez, un empresario que ayer fue emboscado por delincuentes a bordo de dos vehículos y fue asesinado de un tiro en el pecho cuando regresaba a su casa tras la jornada laboral. “¡Pedimos justicia. Quiero ver al intendente acá. Que vengan a mover las pelotas. Para romper los huevos son buenos!”, exclamó uno de los feriantes que trabajaba en un comercio cercano al de la víctima.

Fuente Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí