Inicio Policiales Pautó un encuentro para la compra de divisas y lo terminaron robando

Pautó un encuentro para la compra de divisas y lo terminaron robando

Imputaron al estudiante de Ciencias Políticas, de 30 años, que junto a un cómplice robaron a un jujeño. Fue engañado con la realización de una transacción cambiaria en un domicilio ubicado en calle Diego de Villarroel al 1900. Prisión preventiva por tres meses. Investiga la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos I del MPF, a cargo de Diego López Ávila.

0

El pasado 29 de agosto, un ciudadano, oriundo de la provincia de Jujuy, hizo un contacto para un cambio de divisas en un domicilio de calle Diego de Villarroel al 1900 en Yerba Buena. En esas circunstancias, ingresó a la vivienda, luego de estacionar su auto en la vereda. Una vez dentro, uno de los sujetos lo apuntó con un arma de fuego mientras su otro consorte extraía un cuchillo, exigiéndole que se ponga de cuclillas. Mediante amenazas para él y su familia, le sustrajeron una gran suma dinero (en moneda local y extranjera) que se encontraba en su vehículo (en una mochila) y una tarjeta de crédito. Luego, el sujeto se dio a la fuga a bordo de un automóvil negro, que también se encontraba fuera del inmueble. En tanto, la víctima permanecía bajo custodia del cómplice quien luego lo dejó huir.

Por este hecho, la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos I del MPF, al mando de Diego López Ávila, realizó este viernes una audiencia de formalización de cargos y medidas de coerción contra otro de los sujetos implicados en la causa. En la audiencia se le dictó la prisión preventiva por 30 días a su consorte. En esta oportunidad, el auxiliar fiscal, Gabriel Veglia, por delegaciones del titular, imputó al individuo, de 30 años (quien dijo ser estudiante de Ciencias Políticas y padecer problemas de adicción), los delitos de robo agravado por el uso de arma de fuego (primer hecho), resistencia a la autoridad en concurso ideal por portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización (segundo hecho), en calidad de autor.

En una entrevista ampliatoria, realizada este jueves, en Fiscalía la víctima dijo que hace cinco meses que venía manteniendo contacto telefónico con el imputado para el cambio de divisas. Una actividad habitual por parte del damnificado. Al momento de describir lo sucedido agregó que pudo observar una pistola y que al quitarle el teléfono celular, uno de los acusados procedió al borrado de los mensajes y chats. A su vez, mencionó que recibió amenazas contra su persona y su familia al momento del hecho, entre ellas, que lo acusarían de un caso de abuso si es que realizaba la denuncia. Entre las evidencias, que restan por producirse, el Auxiliar Fiscal comentó la rueda de reconocimiento de persona y de objetos, peritaje de las armas, informe de Anmac, análisis de los datos a los teléfonos celulares y los registros fílmicos.

Medidas de coerción de máxima intensidad

Como último punto de la audiencia, el investigador del MPF solicitó la prisión preventiva por 90 días teniendo en cuenta los riesgos procesales (peligro de fuga, características del hecho, pena en expectativa –que no sería de cumplimiento condicional-, la importancia del daño a resarcir y el entorpecimiento de la investigación). “Actuaron a plena luz del día sin importarles ser reconocidos y tomados por las cámaras (que existen en el lugar) para su cometido criminal. Fueron dos actuando en contra de la víctima, lo que aumenta el poder de amedrentamiento. Utilizaron un arma de fuego y un arma blanca de gran tamaño. Desarrollaron una coacción física y psíquica (a raíz de los datos personales que conocían). En tanto, en el segundo hecho, el imputado desobedeció órdenes del personal policial mientras estaba armado poniendo en riesgo su vida como la de los efectivos”, puntualizó Veglia.

Finalmente, la jueza hizo lugar al requerimiento de la Fiscalía y ordenó el inmediato traslado al servicio penitenciario de Villa Urquiza.

Los hechos atribuidos

El lunes 29 de agosto del corriente año, siendo las 14:15 horas, el ciudadano víctima arribó al domicilio de calle Diego de Villarroel al 1900 para una operación cambiaria acordada por teléfono previamente y en momentos que se encontraba en la puerta del inmueble, es recibido por el imputado.

Una vez adentro extrajo de entre sus ropas un arma de fuego (una pistola de color negro) con la cual lo apuntó mientras su consorte de causa, que también se encontraba en su casa, empuñó un cuchillo tipo carnicero de hoja ancha y lo asentó en su cuello ordenando que se ponga de cuclillas al grito de que lo iban a matar a él y a su grupo familiar.

Posteriormente, le sustrajeron el celular donde le borraron todos los mensajes y llamadas realizadas. A continuación, el acusado le quitó una mochila que se encontraba en su vehículo la cual contenía €42.500, USD 38.000 y $2.000.000, para luego subirse a bordo de un automóvil, de color negro, que se encontraba fuera del domicilio y darse a la fuga con los elementos. en tanto, la víctima quedó retenida por su otro consorte, siendo posteriormente liberada. Luego del hecho, se retiró con su auto del lugar y realizó la denuncia de lo sucedido en la comisaría de Yerba Buena.

El segundo hecho tuvo lugar el miércoles 31, a las 09:50 horas, en el domicilio de avenida Gobernador del Campo al 1200 durante el allanamiento en su domicilio por parte del personal policial de la comisaría de Yerba Buena, Infantería y Grupo Cero. Una vez dentro, los efectivos se dirigieron a la planta alta del inmueble y el agresor empuñó una pistola (Beretta 950 calibre 635), con un cargador y calibre 20 incorporado para apuntar al cuerpo de un oficial. A continuación, lo redujeron y secuestraron dentro de la vivienda tres escopetas, una pistola (Beretta calibre 9 mm, con cartucho en recamara y su martillo remontado), las cuales no contaban con la debida autorización para su portación. Además, fue encontrado el automóvil negro, en el que huyó luego del hecho primario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí