Inicio Policiales Rosario: ametrallaron la cárcel de mujeres y dejaron una amenaza que menciona...

Rosario: ametrallaron la cárcel de mujeres y dejaron una amenaza que menciona a dos temidos narcos

La nota menciona a René Ungaro y al clan Funes. La misma mecánica fue empleada semanas atrás en hechos vinculados a Los Monos, con edificios públicos como blanco

0

La cárcel de mujeres de Rosario fue atacada a tiros en la noche de este martes. Antes de abrir fuego contra el complejo, los gatilleros dejaron un cartón escrito con un mensaje dirigido a las delegadas de los pabellones y también a dos bandas narco, donde se menciona expresamente al temido capo René Ungaro, hoy preso en la cárcel de Ezeiza. No hubo heridos, pero sí cierta tensión, ya que en ese momento se realizaban los ingresos al predio de varios detenidos que provenían de dependencias policiales. Una bala impactó en un vidrio de un auto estacionado en el lugar.

El cartón arrojado antes de los disparos menciona en su texto a “las delegadas de los pabellones” que se “siguen prestando a René (Ungaro) y los Funes, que hacen verduguear a las pibas presas”. “Primer y último aviso. Saben que no jodemos”, cerró el escrito.

La misiva claramente menciona a un conflicto interno, un juego de poder. De dónde proviene es todavía un misterio.

Los mencionados René Ungaro y Alan Funes, líderes de dos estructuras narco, están condenados por venta de droga desde mayo del año pasado. Ambos se encuentran detenidos en el penal federal de Ezeiza y están sospechados también por una seguidilla de extorsiones y balaceras perpetradas en los últimos meses en Rosario, principalmente en la zona sur. Dos hombres vinculados a Ungaro fueron arrestados por el crimen de Claudia Deldebbio, baleada junto a su hija Virginia.

En un primer momento se creyó que los agresores se desplazaban en un Peugeot 208 blanco, pero al revisar las imágenes de las cámaras de videovigilancia se detectó que el vehículo usado sería un Audi sin patente.

Según la mecánica detectada en las filmaciones, el auto frenó en una de las ochavas del predio, bajó uno de los ocupantes, dejó el cartón escrito y luego subió de vuelta al Audi. Luego, se dispararon once tiros. Las autoridades del Servicio Penitenciario provincial indicaron que habrían usado una vieja ametralladora FMK 3, de fabricación nacional.

Los disparos impactaron en la fachada de la cárcel de mujeres y en un Peugeot que estaba en la playa de estacionamiento que es propiedad de un agente del Servicio Penitenciario. Por la gravedad del hecho, se dirigió al edificio el propio secretario de Asuntos Penitenciarios de Santa Fe Walter Gálvez.

Peritos de la Agencia de Investigación Criminal secuestraron once vainas servidas calibre 9 milímetros en el lugar. Después, tomó intervención la Agencia de Control Policial (ex Asuntos Internos) para avanzar con las primeras medidas investigativas que ordenó el fiscal de Flagrancia Pablo Lanza.

Todavía no hubo detenidos por la balacera. Lo curioso es que al momento del ataque en ese complejo carcelario eran ingresados los detenidos que habían estado de forma transitoria en comisarías de Rosario. Otros traslados de presos que iban a realizarse en la noche de este martes fueron suspendidos.

René Ungaro.

La actividad en el lugar volvió a la normalidad el miércoles por la mañana. Incluso estaban desde temprano las visitas en la puerta del complejo a la espera de su entrada para ver a reclusos. El predio está emplazado en el extremo oeste de Rosario. Donde finaliza el cerco de uno de los laterales del complejo penitenciario se inicia una villa de emergencia que empezó a levantarse hace pocos años. La cárcel y el asentamiento irregular están separados por un improvisado pasillo de tierra de dos metros aproximadamente.

La del martes es la segunda balacera que ocurre este año contra el mismo complejo penitenciario. La anterior sucedió el domingo 22 de mayo, también a las 20.30. En ese episodio, los gatilleros iban en moto y tampoco fueron detenidos. En ese momento, estaba alojado allí Máximo Ariel “El Viejo” Cantero, fundador histórico de Los Monos, quien después del hecho fue trasladado a la cárcel de Piñero. Otras amenazas se leyeron a lo largo de las últimas semanas. El 1° de septiembre, amenazaron a los fiscales que investigan a las bandas que operan para Los Monos en Rosario, Matías Edery y Pablo Socca. Se encontraron papeles y hasta una pancarta frente a la central de la Agencia de Investigación Criminal, edificios de la Justicia y un hospital de niños.

Fuente Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí