Inicio Policiales Una confesión, un video y un audio falso: la trama detrás del...

Una confesión, un video y un audio falso: la trama detrás del crimen del jubilado hallado en un tanque de agua

Diego Loreto Ibarra fue detenido recientemente por el homicidio de su padre. Se responsabilizó del hecho ante su ex y la amenazó para que no le contara a nadie

0

El cuerpo de José Loreto Ibarra, un jubilado de 66 años, fue encontrado el martes en el interior de un tanque de agua en cercanías de una tosquera de González Catán: lo habían asesinado a puñaladas. Por el crimen fue detenido su hijo, Diego. La fiscal a cargo de la causa, Karina licalzi, lo acusa del delito de homicidio agravado por el vínculo y en las próximas horas lo indagará.

Mientras se aguarda la audiencia, salieron a la luz detalles del macabro parricidio. Según fuentes del caso, Diego tenía conflictos permanentes con José como consecuencia de su adicción a las drogas. “Solía vender pertenencias de la casa para comprar para consumir. Por esto se pelearon varias veces hasta que el padre lo echó de la casa”, reveló una voz cercana al expediente.

Ese último encontronazo antecedió el crimen. De acuerdo a la investigación, el acusado luego asesinó al jubilado de cinco puñaladas. Tras ello, subió el cuerpo a un carro y lo trasladó hasta descartarlo en el tambor metálico que había junto a un tanque de agua en una zona de la tosquera de González Catán. Cámaras de seguridad captaron parte de su recorrido.

Cuando el paradero del jubilado todavía se desconocía, Diego trató de despistar a su familia a través de un audio de WhatsApp. Tomó el celular de la víctima y les envió un mensaje de voz a los allegados haciéndose pasar por su padre. Les dijo que no se preocuparan porque se encontraba de viaje por la provincia de Formosa.

“Estoy bien, no se preocupen. Me voy a quedar unos días largos acá en Formosa. Es una paz estos lugares (sic). Te dejo porque se me puso todo negro la mitad del celular y no sé si va a seguir andando. Así que bueno, ahora le voy a llamar a mi hijo Diego con otro número, con el de mi amigo con que vine para acá”, les comentó.

El mensaje resultó inmediatamente sospechoso para los investigadores, ya que Ibarra padre sufría de diabetes y la insulina que utilizaba para su tratamiento estaba en su casa.

Este audio, las imágenes de las cámaras y las huellas levantas en la escena donde se descartó el cuerpo fueron claves para apuntar contra el hijo. Además, recientemente se sumó el testimonio de la ex concubina del detenido, que denunció a las autoridades que Diego le confesó que había matado al padre y que la había amenazado para que no se lo contara a nadie.

Con estos elementos, al sospechoso lo atraparon en las últimas horas en una plaza de González Catán, en el partido de La Matanza.

El cuerpo de Ibarra, ex empleado de una empresa de recolección de basura, fue encontrado en el interior de un tanque de agua en cercanías de una tosquera de González Catán, se trata de un amplio predio ubicado en el partido de La Matanza que limita con el barrio 20 de Junio, la localidad de Pontevedra y la Unidad Penal N°43 del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Fue un vecino del barrio 20 de Junio el que llamó al 911 para denunciar que junto a un tanque de agua había un tambor metálico que desprendía olor nauseabundo.

El cuerpo llevaba una sola prenda, una camiseta de River. Fue identificado 24 horas después del hallazgo, ya que Alejandra, su hija, había denunciado su desaparición el último lunes en Villa Dorrego.

Fuente Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí