Inicio Provincia Fueron a bailar a un boliche en Tucumán y terminaron en el...

Fueron a bailar a un boliche en Tucumán y terminaron en el Hospital Padilla

0

Tucumán.- «Fuimos al vip, una amiga nos hizo subir, y el boliche estaba tranquilo al principio. Antes habíamos estado en el bar del mismo boliche y cuando subíamos a bailar no se veía nada raro. Al boliche habíamos pasado a la 1.15 y en el bar tomamos vodka con jugo Cepita. Todo estaba cerrado: la botella del vodka y el jugo”.

Quien dialoga con es una de las integrantes del grupo de amigas que fue a bailar el sábado a la noche a un conocido boliche tucumano: “Nos trajeron los vasos, cada una tomó de su vaso y a las 2 subimos para bailar en el vip. A las 3.15 en el vip compramos otro vodka también todo cerrado. Estuvimos bailando hasta que mi hermana me dice que iba al baño con dos amigas más: tres de las cinco chicas estaban en el baño y dos nos fuimos al patio de fumadores”.

“En el patio nos avisan nuestras amigas que una de las chicas estaba mal. No estaba borracha ni nada. De hecho, ninguna estaba borracha: todas tomamos la misma cantidad, las mismas medidas. Mi hermana se pone a renegar, vuelve al baño a ayudar a nuestra amiga, me deja a mí su celular y me llama desde adentro del baño del teléfono de su amiga. Cuando voy a ver qué pasaba, en uno de los sillones, había otra chica, de otro grupo que nada que ver con nosotras, inconsciente. Había estado vomitándose encima. Cuando entro al baño a buscar a buscar a mi hermana, la amiga estaba sentada en el inodoro también inconsciente, pero se reincorporaba, se largaba a llorar, se volvía a desvanecer, volvía a llorar, y así hasta que logramos que vomite”.

Cuando la primera amiga del grupo se reincorporaba, las chicas le preguntaron: “¿Querés que te llevemos al hospital?”. La joven, como pudo, les respondió: “Sí, por favor, no estoy bien. Esto que me está pasando no es normal”. En ese momento, la persona que habla con este diario relata: “Lo llamo a mi papá para que nos fuera a buscar. Salgo del baño para hablar a mi papá y la chica del otro grupo que estaba inconsciente en el sillón estaba desmayadísima y todas sus amigas estaban llorando, re mal. Esa chica estaba re mal, entraron los patovicas al baño y se la llevaron hasta sacarla del boliche”.

“La chica que limpia el baño me pregunta a mí por mi amiga y me dice: ‘Si tu amiga no sale del baño voy a tener que llamar a los patovicas para que la saquen. Le explico que ya había llamado a mi papá para que nos buscaran, vuelvo a llamarlo para que se apure, y le digo a mi hermana que la saquemos del boliche nosotras hasta que mi papá llegue. En ese momento se me acerca el patovica que nos había dejado entrar al vip, que es para mayores de 25. Cuando me vio me había dicho: ‘Cuidalas’. En ese momento no reparé en sus palabras y después, cuando ya salíamos del boliche, me dice: ‘Te dije que las cuidaras’”, relata este lunes la mayor del grupo, con palabras que deslizan algo más no dicho: “Algo malo les puede pasar”.

“Cuidalas”, “Cuidalas”, “Cuidalas”, las palabras se repetían en la mayor del grupo en el viaje hacia el Hospital Padilla ya en el auto del padre con todas las chicas a bordo. Las últimas palabras que habían escuchado las chicas antes de que llegara el padre a buscarlas fue: “Apuren, saquenla ya a tu amiga porque están por llamar a la Policía”.

“Cuando llegamos al Padilla, que era lo más cerca, ya estaba la otra chica ahí, la que había estado inconsciente en el sillón. Nuestra amiga nos dijo que no recuerda nada desde que hemos salido del baile hasta el Padilla. Y lo que fue raro también es que nos han corrido del Padilla. Y no nos daban información. Cuando le consultamos a una de las amigas de la primera chica que estaba en el Padilla qué le había pasado, nos dice que a ellas les había pasado lo mismo: no habían tomado de otro vaso, no habían bailado con nadie”.

“En ese momento la vimos salir a nuestra amiga que se venía tambaleando y nos dice: ‘Me hicieron un análisis de sangre y me pusieron suero. En tres horas van a estar los resultados’. Lo extraño del Padilla fue que cuando volvió a las tres horas ya las dos solas al Hospital a buscar los resultados de los análisis, le dijeron que no les podían entregar y cuando volvió después solamente le hicieron un análisis común, no el toxicológico y le dijeron a la madre que nuestra amiga no figuraba como ingresada en la guardia del sábado”.

Además de las chicas, un joven también cayó a la guardia del Padilla: “No se dejó poner suero y se hizo después el examen de orina y le dio positivo de droga. Él no había consumido nada de drogas. Es más, nos dijo que había llegado a las 4 al boliche y a las 4.30 salió porque se sentía mal”.

¿Qué fue lo que pasó el sábado a la noche? “Para nosotras la bebida no ha sido, porque insisto: nos servimos nosotras, nuestra amiga internada no tuvo contacto con otra persona, y lo que hablamos con las chicas es que debe ser burundanga, que es cuando te rozan. Pensamos que puede ser eso. ¿Quiénes? Había un chico que cuando nosotras entramos nos miraba, nos miraba, nos miraba. Quería bailar con nuestra amiga, pero ella le dijo que no, y él se fue con los amigos. Todo el tiempo estuvieron viendo a grupos de chicas, pero de una manera rara, como buscando grupos grandes de chicas. Si no fue eso no sé qué podría haber sido”.

Pero hay más y es gravísima la acusación sobre lo sucedido en el Hospital Padilla: “A una de las chicas le hicieron un lavaje de estómago y después nos enteramos que había muchas chicas más, la mayoría del boliche donde nosotras habíamos estado y 20 chicas más de otro boliche. Una de las chicas afectadas escuchó a gente del Hospital decir: ‘Todas estas vienen del boliche. Sacales la pulserita de la muñeca’. Era la pulserita que te dan cuando entrás al vip y nuestra amiga ya había salido sin la pulserita y no recuerda cuándo se la quitaron”.

La joven que habla con eltucumano tiene 28 años y más experiencia que el resto de las chicas: “Nunca en mi vida me ha pasado algo parecido, antes salías y veías a amigas que tomaban de más, pero esto que les pasó a tantas chicas nunca lo vi. Es más: si a alguna chica le pasa esto que te estoy contando y no está con amigas cerca, se desmaya y le puede pasar cualquier cosa: pueden llevarla, violarla, matarla. Quedás con miedo. Lo hablábamos con mi amiga, con mi hermana. No sé sinceramente si alguna vez vamos a volver a salir a bailar por un largo tiempo. Nos juntaremos entre nosotras, pero de salir a bailar como el sábado, nunca más. Yo hace cuatro años que no iba a un boliche y el clima era muy distinto”.

Luego de realizar la publicación que se viralizó en las redes sociales, los comentarios fueron de todo tipo: “Hice la publicación, empezaron con los comentarios sobre cómo estaba mi amiga, diciendo que las chicas se andan arrastrando y no dejan de tomar, comentarios buenos y malos, hasta que me han empezado a llegar mensajes privados de chicas y madres de chicas diciéndome que les había pasado lo mismo en el mismo boliche”.

¿Cómo seguirá este drama que vivieron las jóvenes? “Recién estamos uniéndonos todas. Han pasado dos días y nos estamos contando lo que les pasó a cada una. Pero ya nos enteramos de que ese lugar tiene muchas denuncias. Sabemos que no es la primera vez que pasa. Esperemos que sea la última”.

Fuente: Eltucumano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí