Inicio Provincia Salieron de una fiesta de 15 y se llevaron el susto de...

Salieron de una fiesta de 15 y se llevaron el susto de sus vidas: «Era una mujer muy alta»

0

Amaicha del Valle.- “Veníamos de un cumpleaños de quince. Eran pasadas las tres de la madrugada cuando decidimos volver a nuestras casas. Los que conocen Amaicha deben saber que el pueblo es demasiado tranquilo, grandes árboles, lugares oscuros y la gente suele irse a descansar muy temprano. El alumbrado público era escaso y solo cubría algunas calles principales”. Así comienza el aterrador testimonio de una joven amaichense luego de la noche de miedo que vivió junto a sus amigos.

“Salimos de la fiesta con un grupo de varios amigos, varones y mujeres. Cuando veníamos a unos metros cerca de la plaza principal casi llegando a una esquina detrás de un árbol vimos una sombra negra, la silueta de una mujer. En ese momento solo apuramos el paso pensando de qué se trataba de alguna parejita escondiéndose de ojos curiosos”, relata.

“En ese mismo momento los perros del lugar empezaron a ladrar y llorar de manera desesperada en dirección a una calle oscura más abajo. Nos dimos vueltas a ver y vimos que una mujer alta nos seguía, vestía ropa oscura, y sus movimientos eran torpes como si tuviera problemas para caminar y su rostro de blanca piel”, le contó a Tucumán Paranormal.

“Nos dio miedo por lo que decidimos salir corriendo. Miguel, un amigo que venía con nosotros se dió vuelta a ver si la mujer nos seguía, para sorpresa la vio a pocos metros de donde estábamos, entonces corrimos hasta la comisaría. Los policías sin saber qué hacer, pensaron que estábamos jodiendo, pero igual salieron a ver mientras a los perros se los escuchaba llorar a lo lejos”, agregó.

Ya en la comisaría, los chicos recuperaron el aire: “Nos quedamos unos minutos en la comisaría y decidimos volver a salir para irnos a nuestras casas. Miramos por un momento todo el panorama y no divisamos nada extraño, así que le dije a mis amigos que podíamos salir y con mucha desconfianza lo hicimos”.

Pero a la salida todo el pánico volvió a apoderarse de la escena: “Nuestras casas aún estaban lejos, ya era tarde y las calles vacías, no hacía imaginar cosas. Al principio íbamos charlando de lo que nos había pasado. Uno a uno nos fuimos despidiendo y solo quedamos una amiga mía y yo ambas vecinas”.

“Estando ya cerca de nuestras casas los perros volvieron a llorar, corrimos para llegar más rápido y fue cuando se levantó un fuerte remolino y sentimos un gruñido donde estábamos nosotras. Tratábamos de llegar a mi casa que era la más cercana”.

La respuesta a lo que sucedió, se la dio el padre de la joven: “A duras penas y desesperación, entramos cuando la luz de la calle se cortó y fue mi mamá la que nos abrió la puerta y entramos corriendo, le contamos lo que nos sucedió a mi familia, mi padre al vernos en tan deplorable estado, nos dijo que esa mujer la cuál nos dio el susto de nuestras vidas era nada más y nada menos que una viuda negra. Durante meses dejamos de salir hasta tarde”. De terror.

Fuente: El tucumano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí