Inicio Sociedad El escalofriante relato de un policía que hacía guardia: «Vi clarito a...

El escalofriante relato de un policía que hacía guardia: «Vi clarito a la mujer de blanco»

0

Salta.- «Hola amigos del misterio, quisiera compartir una situación extraña que viví una noche en mi trabajo. Me tocaba trabajar en el turno noche en una estación de servicio sobre ruta nueve. La noche estaba tranquila con poco movimiento y yo estaba con un compañero ex policía que trabajaba de sereno. Cerca de las 3 de la mañana yo me estaba quedando dormido mientras el hacia su ronda», comienza.

«En un momento me despertó para decirme que habían pasado dos sujetos en actitud sospechosa, en una motocicleta, y que doblaron por camino vecinal. Cuándo salí a mirar vi a los dos muchachos corriendo hacia donde estábamos nosotros. Mi compañero se puso en alerta tenía su arma preparada para persuadir, estos se acercaron y el policía sacó su arma, los muchachos al mirarlo de inmediato se arrodillaron y le dijeron ‘Por favor ayúdenos algo nos empujó de la moto era una sombra que se nos cruzó y luego nos empujó y caímos'», relata.

«Al principio el sereno no le creyó, con su arma en la mano les hablo diciendo: ‘Si ustedes están jodiendo para robarnos les juro que lo cago a balazos’. Los changos tenían cara de susto. Les dije que se pongan de pie vamos a ver qué hay en el camino a lo que ellos se negaron a ir. El sereno enojado los empujó y les dijo ‘dale, dale caminen'», agregó.
«Fuimos y la moto estaba tirada mientras la rueda trasera de ella giraba inexplicablemente. El sereno tomó la linterna y se metió en un monte que había atrás de la estación de servicio donde dicen que había salido esa sombra.

Después de ver, salió y dijo que no había nada, y no les creía a los muchachos… Les dije a los changos que levanten la moto y que nos vayamos para la estación de servicio. Ninguno quiso levantarla, entonces el sereno levantó la moto y en ese momento empezamos a creer en los chicos porqué la moto estaba con cambio puesto sin estar andando, ¿como era que giraba la rueda estando con cambio? Era imposible», continuó.

«Regresamos a la estación donde se lavaron la cara y los brazos ya que estaban lastimados. Estando allí muy atentos con Rodrigo el policía, llegó el canillita y mirando a uno de los chicos les preguntó qué les había pasado, le contamos lo ocurrido y nos dijo tengamos cuidado que en esta estación y ese camino siempre pasaron cosas raras», detalló.

«Pasaron los días, y uno siempre escucha comentarios, y nos enteramos que en una de esa noche se le había aparecido ahí a un colectivero que regresaba a su casa, una mujer de blanco con rostro esquelético y da la casualidad muy cerca de donde les había pasado eso a los chicos esa noche. Creer o reventar», finalizó.

Fuente: Qué pasa Salta

Foto: Ilustrativa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí