Inicio Sociedad Empleados de una empresa tucumana atemorizados por extraños movimientos en el depósito

Empleados de una empresa tucumana atemorizados por extraños movimientos en el depósito

0

Tucumán.- Un supuesto hecho paranormal tuvo lugar en Limplus, una empresa de artículos de limpieza con sucursal en avenida Ejército del Norte. Allí, se encienden ruidos, movimientos de cajas, pasos metálicos, y todo ha quedado registrado en las cámaras de seguridad del depósito.

“El local queda en la Ejército del Norte al 200. Funciona desde febrero de 2020. Para llegar al depósito tenés que subir por una escalera y ahí es donde pasan las cosas que pasan. En mi primera semana como encargada, cuando me mostraron el funcionamiento del local, una compañera que se llama Silvina me dijo que ahí espantaban, pero yo no le creí nunca. Hasta ahora”.

Quien habla con eltucumano este martes es Emily Pereyra, quien trabaja en la oficina contigua al depósito con cajas que contienen los productos de limpieza que se venden al mejor precio tanto para minoristas como mayoristas. Son esas cajas, precisamente, las que se mueven solas y caen al piso con una particularidad: todo lo paranormal sucede cuando el local de Limplus está cerrado al público.

“Mis compañeros sostenían que había ruidos raros, que escuchaban cómo subían por las escaleras, que había una energía por lo menos extraña. Yo de verdad que no creía, que me reía. Hasta que el invierno pasado, encerrada en mi oficina por la calefacción, empecé a escuchar cosas. Si hubiera tenido abierta la puerta que da al depósito, quizás hubiera visto todo. Un día, puntualmente con mi compañera Mariana, sentíamos ruidos y pensamos que eran los chicos que acomodan las cajas. Llamé a los chicos en ese momento, pero no, no había nadie en el depósito”.

Hasta no ver las imágenes en la sucursal pensaron que también existía la posibilidad de que fueran palomas que entraban, volaban por el depósito y se iban: “O un gato. Algo que se metía y salía. Se sentía como si moviesen cajas, como si estuviesen ordenando. Hasta que un compañero bajó con miedo y me contó que empezaron a caerles productos de las góndolas. Productos que no podían caerse solos. Así fue que un día estaba en la oficina y un compañero salió agitado: ‘Me acaban de espantar’”.

Las dudas comenzaron a disiparse cuando Eliana, la dueña de Limplus, controló un día las cámaras: “Sí, lo de los videos se dio cuenta Eliana. Las cámaras tienen sensor de movimiento. En la línea de tiempo de lo que está grabado te aparece un salto si algo pasó, si algo se movió. Entonces ella entró a ver qué era lo que se movía. Ahí se dio cuenta de que había apariciones y que eso pasaba siempre que el local estaba cerrado. Vimos los videos y no lo podíamos creer. En uno de los videos te das cuenta que son un montón de almitas. Parecen mosquitos”, revela Emily, sin temor, pero con sorpresa ante las imágenes.

¿Qué hubo antes de que ahí funcionara Limplus? “Había una distribuidora de bebidas y antes un señor que arreglaba heladeras. El señor Coviella, a quien la gente todavía va a buscar. Sea lo que sea, los chicos no saben de estos videos y se van a enterar ahora por la nota. Se ríen porque me dicen que me van a aparecer porque nunca les creí y les desmentía todo en la cara. Me dicen que me van a empezar a pasar cosas, pero no molestan a nadie. Si les hacemos algo, quizás molestamos a las almitas. Creo que deberíamos dejarlas ahí. Creo que eso deberíamos hacer”.

Fuente: Eltucumano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí