Inicio Sociedad Estimulación Temprana: Una unidad provincial trabaja de forma intersectorial

Estimulación Temprana: Una unidad provincial trabaja de forma intersectorial

El área se encarga del abordaje de pacientes con trastornos del desarrollo.

0

La coordinadora de la unidad de Estimulación Temprana del hospital Avellaneda, licenciada Sandra Ocampo, brindó detalles sobre el actual funcionamiento del área a su cargo, que atiende a niños desde el nacimiento hasta los 4 años de edad, que presenten algún tipo de trastorno o alteración en su desarrollo.

Las áreas del desarrollo sobre las cuales trabaja la unidad son la motora, la del lenguaje, la social, entre otras y por medio de derivación los pediatras, neonatólogos y otros especialistas refieren a cada paciente que lo requiera. “Contamos con un equipo interdisciplinario de fonoaudiólogos, kinesiólogos, psicólogos, médicos fisiatras, psicomotricistas; muchas veces los papás llegan con los temores propios del desconocimiento o la desorientación respecto a lo que les está sucediendo a sus hijos y el tratamiento o abordaje que deberán recibir y en ese momento es tarea de nuestros profesionales comenzar a trabajar con ellos para darles un acercamiento inicial al proceso y que puedan comprenderlo”, sostuvo.

En este contexto resaltó que se busca aprovechar al máximo la etapa de los primeros años y que la permanencia en tratamiento dependerá de la evolución del niño: “Los niños tienen un recorrido en lo que es estimulación temprana, por ejemplo, si tenemos un niño con una parálisis cerebral, inicia su tratamiento que puede culminar con el límite de edad que aquí se aborda -4 años- o bien si se cumplieron los objetivos terapéuticos en materia del desarrollo del lenguaje o de la marcha, es decir a medida que van evolucionando se va trabajando sobre su alta y lo que posteriormente requerirá, especialmente referido a la inserción en la escolaridad, para lo cual trabajamos en red con instituciones que se especialicen en inclusión”.

El horario de atención de la unidad es de 7 a 13 horas, se trabaja con una agenda de turnos, se realiza una evaluación inicial e integral y a partir de la misma se organiza el plan de tratamiento de cada paciente, que abordará las distintas áreas dependiendo de las necesidades específicas de cada niño. 

“Como hablamos de tratamientos extensos, en los cuales muchas veces la mamá y el niño deben concurrir hasta dos veces por semana, se conforma un lazo, a todo este ámbito médico y de salud se le debe aportar también aspectos lúdicos y recreativos, es a través del juego que se busca alcanzar los objetivos terapéuticos y la presencia de la familia es elemental en este sentido para que lo alcanzado en consultorio tenga continuidad en casa y en su contexto diario”, reflexionó.

Los turnos se otorgan en la Unidad de Atención Temprana, también se atiende por demanda espontanea en caso de requerirse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí