Inicio Sociedad Fundó un comedor en pandemia y debe cerrarlo por falta de donaciones:...

Fundó un comedor en pandemia y debe cerrarlo por falta de donaciones: “La gente se pelea por comida”

0

Buenos Aires.- El 23 de marzo de 2020, tres días después de que en la Argentina se decretara la cuarentena obligatoria, Gabriela Carmona se despertó sobresaltada. El “olor a miedo” que decía sentir en la calle le provocaba incomodidad. Y ver a varios de sus vecinos de El Algarrobal, Las Heras -Mendoza-, sin trabajo fue el impulso que la llevó a poner manos a la obra. Así nació el comedor y merendero “Los Horneritos”.

Aquella mañana, Gabriela pidió huesos en las carnicerías de la zona y los transformó en un guiso cocido en dos enormes ollas con papa y zapallo. Un rato después, 30 personas retiraron su porción y el proyecto solidario fue tomando forma: comenzó a gestarse todos los días, creció en cantidad de voluntarios y también en cantidad de comensales.

En la misma semana de la inauguración del comedor, que funciona en un lote lindero a la casa de la fundadora, el número de asistentes se duplicó y fue trepando hasta trazar un panorama desolador: por falta de donaciones y la imposibilidad de alimentar a tantas bocas, “Los Horneritos” cerrará sus puertas “por tiempo indeterminado”.

“Este proyecto solidario nació de donaciones de los vecinos. Hoy vemos que las mismas personas que antes nos ayudaban hoy necesitan ayuda”, describe Gabriela en diálogo con TN: “Empezamos a notar bajas en las donaciones y altas en cantidad de gente necesitada”.

“Vi gente pelearse por comida, es muy triste”

“Los Horneritos” es un retrato de la pospandemia en una Argentina atravesada por una situación social límite como producto de la crisis económica. “No les podemos dar de comer a más de 1000 personas, y siempre el número de gente que se acerca es mayor”, explica.

Cuenta Gabriela que hace 15 días hubo un punto de inflexión. Un hecho que la angustió y le marcó que así, en esas condiciones, era imposible seguir: “Hicimos la comida y esperábamos entre 700 y 800 personas. Por las dudas, siempre hacíamos 50 platos de más. Ese día vinieron más de 1000 y hubo gente que se quedó sin comer. Tuve que decirles que ya no había más, que me disculparan”.

Y continúa: “Había chicos y las madres se enojaban conmigo. Vi gente pelearse por la comida. Lloré, me sentí muy mal. Nunca pensé que íbamos a llegar a esa situación”.

Hace pocas semanas, y más allá de la situación social que motivó su nacimiento, “Los Horneritos” era un lugar que emanaba alegría y donde grandes y chicos encontraban un espacio de contención. En las últimas Pascuas en el comedor se prepararon 746 huevos de chocolate para los nenes de la zona. Además, en el lugar funciona un salón donde se dictan talleres de folclore.

Gabriela esperaba un festejo del 25 de Mayo que se asemejara más al del año pasado, cuando con la ayuda de los otros 13 voluntarios que llevan adelante el comedor prepararon 450 kilos de locro: “Los chicos bailaban y cantaban el himno. Era hermoso. Esta vez nos donaron algunos ingredientes para hacerlo, pero no nos alcanzaba. Entonces decidimos hacer una merienda con 2000 sopaipillas (masa frita típica de Mendoza) y 200 litros de chocolate caliente”. Fue la última comida que se sirvió en “Los Horneritos”.

“Los Horneritos”, una obra solidaria que nació en pandemia y hoy está en riesgo

Además del impulso solidario que le dio forma, el comedor nació por la vocación de su fundadora. “Soy gastronómica, aunque trabajo en el área de educación como celadora. Todos los voluntarios tienen sus trabajos y el comedor lo hacemos en nuestros tiempos libres”, cuenta, y destaca que se trata de un proyecto independiente: “No tenemos el apoyo de ningún partido político. Muchos dirigentes se nos acercaron para ofrecer su ayuda y dijimos que no, porque queremos llegar a todos y la ayuda siempre es a cambio de algo, ¿viste? Es triste tener que ponerte una pechera de algún partido o movimiento para recibir un paquete de fideos”.

Otro aspecto que enorgullece a Gabriela fue haber ofrecido comida casera desde la apertura: sorrentinos, fideos de espinaca, pastel de papas, ñoquis protagonizaron los menús de “Los Horneritos”, platos que “si bien dan más trabajo, rinden más”.

“Una vez hicimos 600 canelones para 300 personas, el comedor llegó a los medios de Mendoza y se fue haciendo conocido, pero al mismo tiempo también empezó a crecer la cantidad de gente que venía”, resume.

El futuro de “Los Horneritos” está en riesgo porque, en palabras de su fundadora, “el depósito se nos vació”. Por eso, piden donaciones: “Lo que más necesitamos son alimentos no perecederos y verduras. Y dinero fundamentalmente para comprar la leña con la que cocinamos. Acá no tenemos gas”.

Para contactarse con “Los Horneritos”: +54 261 313-6783 (Gabriela Carmona)

Quienes quieran enviar donaciones a “Los Horneritos” a través de Mercado Pago pueden hacerlo al CVU 0000003100051591830552. Alias: Comedor.Horneritos

Fuente: TN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí