Inicio Sociedad Mariano Pinedo, un traductor aguilarense que vive «en el fin del mundo»

Mariano Pinedo, un traductor aguilarense que vive «en el fin del mundo»

0

Tierra del Fuego.- Mariano Pinedo tiene 28 años, es de Aguilares y desde 2015 vive en Río Grande, donde se desempeña como docente en la enseñanza del idioma inglés en el Colegio Integral de Educación Río Grande (CIERG).

Mariano estudió en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Catamarca y se recibió de Traductor en 2014, una carrera que no tiene demasiada promoción, pero que “requiere de mucha creatividad”, aseguró.

Durante una charla con INFOAGUILARES, el aguilarense contó que cuando iba a la secundaria empezó a estudiar inglés en un anexo del Instituto Oxford, en donde fue alumno de la “teacher” Adriana Woichtosky Flores, a quien calificó como “una genia”. “Ella hizo que me guste el idioma y que yo desee en el futuro querer estudiar el idioma para poder dedicarme profesionalmente”, expresó.

El traductorado tiene un amplio campo laboral, pero “el principal o el que todo el mundo te recomienda es el trabajo freelance. Por eso es que esta nueva normalidad, de sentarse en la computadora y hacer home office era algo que para nosotros ya estaba incorporado”, reconoció el joven.

Además, se puede trabajar para empresas y compañías internacionales e incluso petroleras que siempre están requiriendo un traductor cuando hacen negocios que involucran otros países o idiomas, sobre todo en la traducción de contratos, de acuerdos e incluso de temas legales. El turismo es otro campo de acción.

Mariano también destacó la traducción jurídica como otra salida laboral para los traductores. “Allí se involucra la traducción de documentos públicos que pueden ser partidas de nacimiento, todo lo que pueda ser un documento que tenga un valor legal, que se traduce a otro idioma y que tiene que estar certificado por un colegio de traductores para que ese documento o traducción tenga esa validez”, explicó.

Al ser consultado, sobre qué se necesita para ser un buen traductor, Pinedo dijo que hay que saber redactar bien en nuestro idioma natural o lengua materna (que en este caso es el español). “Yo siempre digo que un buen traductor debe ser creativo, porque a veces te encontrás con palabras en otro idioma que no tienen equivalente en el nuestro o al revés; uno tiene que buscar la manera de poder dar ese mismo mensaje utilizando otras palabras debido a que no hay un organismo o algo equivalente, entonces tenés que saber decirlo de manera que quede natural en la otra lengua”, agregó.

“Justamente la naturalidad es otro requisito importante”, reconoció el aguilarense, “porque nosotros cuando estudiamos siempre decimos que el traductor tiene que ser invisible, o sea, nunca se tiene que notar que hubo un traductor en el medio o que algún texto fue traducido. El mensaje tiene que llegar lo más perfecto posible a la otra lengua”.

Sobre el final de la nota, Mariano resaltó los paisajes fueguinos, pero no se olvida de su Aguilares natal, donde están su familia y sus amigos, a quienes extraña mucho y visita al menos una vez al año. Sin embargo, la pandemia complica un poco la posibilidad de volver, por lo que deberá seguir en contacto a través de WhatsApp y videollamadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí