Inicio Sociedad «Miré por la ventana y había a un hombre de traje sin...

«Miré por la ventana y había a un hombre de traje sin rostro»: el estremecedor relato de una tucumana

0

Tucumán.- El frío recorre todo el cuerpo y no son las bajas temperaturas que someten a Tucumán desde fines de mayo. El relato ocurrió en pleno verano, pero recién ahora una vecina de Los Pocitos encuentra el valor para contar la noche de terror que vivió cuando se despidió de sus amigos: “Quedé sola y comencé a caminar. Había estado con mi grupo de amigos en el caps viejo, pero se hizo tarde y tenía que volver a mi casa”.

El testimonio estremece: “Mi casa quedaba a cinco cuadras de dónde estábamos. Fui acompañada por dos amigos que iban de pasada. Nos despedimos en una esquina donde hay un almacén, yo quedé sola y comencé a caminar sola una cuadra. Fue la cuadra más larga porque nunca llegaba a mi casa y yo vivía en la esquina. Cuando iba en la mitad sentí el ruido como de una chapita caer al piso pero no le di importancia”.

“Yo seguí caminando cuando sentí que alguien caminaba por detrás mío. En eso salí corriendo y entré rápido a mi casa de los nervios sin mirar hacia atrás. Cuando ingreso, lo veo a mi papá por la ventana durmiendo en el comedor y le gritaba que algo me seguía. Nadie me escuchaba. Era como si gritara y no me salía la voz”, relata la joven en Tucumán Paranormal.

“Cuando entro a mi casa y voy a cerrar la puerta con llave, prendo las luces del patio, miro por la ventana y había un hombre de traje sin rostro. Yo quedé helada. Y sentí un grito escalofriante que nombraba a mi papá. Yo corrí por toda la casa gritando y nadie me escuchaba. Al otro día conté lo que me pasó y obviamente no me creyeron. Nadie me escuchó, pero lo que vi fue real”, jura.

“Y seguido de eso me pasó algo más extraño. Mientras dormía una sombra me ahorcó y me hizo dar la cabeza contra la pared. Al otro día lo encuentro a mi amigo y le cuento lo que me pasó y me dice que a él también algo le tiró de los pies. Era como un sueño y él se despertó. Tenía los pies destapados. Y me jura que en ese sueño él vio su velorio (tengo testigos cuando él lo contó). Yo me asuste por lo que me venía sucediendo pero le dije que no hable estupideces”, aseguró. Pero lo más triste pasó después.

“A la siguiente semana mi amigo sufre un accidente y muere. La noche anterior a su fallecimiento nos apareció una sombra negra. Todos la vimos: éramos cuatro. Al otro día me dan la peor noticia: que mi amigo ya no iba a estar físicamente con nosotros. Ya no iba a estar más”. ¡Qué miedo!

Fuente: El tucumano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí