Inicio Sur Tucumano Cielito Ceballos, la bailarina actual de mayor trayectoria de los corsos de...

Cielito Ceballos, la bailarina actual de mayor trayectoria de los corsos de Aguilares

0

Aguilares.- Es rubia, tiene ojos azules del color del cielo y un carisma que no se compra con nada. Ella es Cielito, una de las bailarinas de mayor trayectoria de los Corsos Provinciales Ciudad de Aguilares, que en esta edición brilla con Araza Tuba.

Claudia Ceballos, su nombre real, nació en Aguilares y se crió en el seno de uno familia tradicional del barrio 1° de Mayo de nuestra ciudad. Hija de Don Hugo y Doña Porota, desde pequeña mostró sus dotes artísticos, que la llevaron a estudiar piano y de manera amateur -como todas las niñas de la época- a practicar patín sobre ruedas.

Precisamente, así comenzó su trayectoria en los corsos de Aguilares. Su primera participación fue a los 8 años, en una mini comparsa llamada «Los Arlequines», haciendo coreografías sobre patines en el corsódromo de la Avenida Sarmiento.

A los 14 años, comenzó a bailar en la comparsa liderada por la Sra. Nena Monteros, «Los Tremendos». Más tarde comenzó sus estudios terciarios por lo que tuvo que parar. Pasaron varios años en los que solo asistía como espectadora, hasta que surgió la fantástica «Aguilares Samba», en donde bailó todos los años en los que salió la comparsa. Cuando esta desapareció, «Cielito» dejó de bailar.

Y cuando parecía que ya había colgado las plumas para siempre, llegó la invitación del Sr. Roque Carrizo y su esposa Silvia, quienes la invitaron a bailar en Carumbé, en donde participó un solo año.

Pasó el tiempo, fue mamá y cuando los corsos ya eran recuerdos imborrables en la vida de Cielito, llegó una nueva invitación. Esta vez de parte de Doña María Ale, directora de Araza Tuba, la comparsa más antigua de Aguilares, en donde baila por tercera vez.

Así lo cuenta: «Ella me invitó después de mucho tiempo sin participar de los corsos, porque me dediqué a la crianza de mi hijo. Yo primero le dije que no, pero igual la colaboraba».

«Los dos primeros años no estaba decidida a participar y tres o cuatro días antes del inicio aceptaba la invitación, pero este año apenas me dijeron acepté», dijo entre risas.

«Me preguntaron qué tipo de traje quería y yo les dije que quería uno azul, porque es uno de mis colores preferidos. Me dieron un medio corset listo y luego me puse a elaborar el caderín con la falda porque creo que ya no tengo edad para salir en bikini; más que por mi edad, por respeto a mi hijo y a mi trabajo», explicó la bailarina, que también es maestra de música.

Precisamente, una de las que halagó el vestuario de Cielo fue la propia Intendenta Elia Mansilla en una visita que hizo al taller de Araza Tuba, en donde le llamó la atención el traje azul que colgaba de una percha.

«Con la Sra. Elia nos conocemos desde niñas. Fuimos compañeras en la primaria, en la secundaria, en el terciario y en la política. Ella se emocionó muchísimo al enterarse de que volvía a bailar», contó.

Al ser consultada sobre cómo se siente en Araza Tuba, Cielito respondió sin titubear: «Soy feliz, estoy contenta y contenida, nos cuidamos unos a otros, nos ayudamos, a la vez cada integrante nuevo es recibido con los brazos abiertos y le brindamos la mayor confianza posible».

El aplauso del público

El carisma y la simpatía de Cielo, no solo en el corsódromo sino en la vida diaria, la convirtieron en una de las personas más queridas de nuestra ciudad. Es sin dudas, una de los personajes más esperados en el corsódromo.

«Que la gente me reconozca es una gran emoción. Desde que comienzo hasta que finalizo bailo con piel de gallina. Tanto adultos, jóvenes y niños, mis ex alumnos, los hijos de mis ex alumnos, me gritan ‘señorita, señorita’; me aplauden y me alientan; y hasta me piden que no me vaya a torcer el pie. Durante todo el corsódromo la gente me apoya muchísimo. Es lo que más me gusta, yo salgo para que la gente disfrute y viva el momento», expresó emocionada.

Quien también la apoya es su hijo Facundo, que se convirtió en el pilar de su vida. «Él está feliz de la vida e inclusive estoy tratando de convencerlo. Ruego a Dios que me preste salud y vida para poder bailar el año que viene y para que él salga con un grupo de amigos acompañando a Doña María».

Su recuerdo de Aguilares Samba

Cielito brilló en Aguilares Samba, la comparsa dirigida por Félix Almonte, fallecido hace unos años. «Era un hermoso grupo, con muchos participantes», recordó. «Un año llegamos a 430 integrantes y fue la comparsa que inició los camiones con música», que hacía vibrar a los espectadores.

«Desgraciadamente perdimos a Félix, quien era el organizador de la comparsa», lamentó. «Teníamos una amistad impresionante con él y su señora», acotó.

La experiencia de bailar con su hermano

Cielo y Darío tienen una bonita relación de hermanos; son cómplices, amigos y compañeros. Por eso comparten una gran cantidad de vivencias juntos. Inclusive ambos bailaron en Aguilares Samba.

«Fue bello compartir con mi hermano. Tengo miles de anécdotas», entre las que recordó una: «En esa época yo podía lucirme en bikini, pero a pedido de él yo usaba una capa. Averiguaba en dónde él iba a estar sentado, antes de pasar por donde estaba, me sacaba la capa y bailaba en bikini. Lo hice hasta que él se animó a salir», recordó con un dejo de nostalgia.

A la izquierda junto a su hermano Darío, a la derecha con Daniel Posse, ex bailarín

Sobre el final, Cielito explicó lo que significan los corsos para ella. «Son una gran emoción. No alcanzan a terminar y uno ya quiere que llegue el nuevo año». Además, aprovechó para destacar la decisión de la Intendenta, que desde su gestión, la fiesta más popular de los aguilarenses es gratuita y sin alcohol.

«Está bueno, porque ayuda a evitar problemas; además, por cómo está la situación económica de hoy, muchas familias no tendrían para pagar una entrada. Por eso le agradezco a ella de que los haga gratuitos para que todos puedan ir y disfrutar», concluyó la querida Cielo.

Redacción: Conrrado Brito

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí