Inicio Sur Tucumano El adiós a Nena Monteros, una figura emblemática de los corsos de...

El adiós a Nena Monteros, una figura emblemática de los corsos de Aguilares

0

Aguilares.- Su nombre real era Elvira Rosa Monteros, pero todos la conocen como “Nena”, una mujer multifacética, que además de haber sido una renombrada partera fue reconocida como una destacada bailarina de los corsos de Aguilares.

Coqueta, carismática y de un espíritu alegre, Nena cautivó durante muchos años a los espectadores que asistían al carnaval de la Ciudad de las Avenidas. Sus trajes lujosos y originales, dignos de una «escola do samba» de Río de Janeiro siempre daban de qué hablar. Su simpatía y conexión con el público la convirtieron en una estrella de la fiesta más popular de los aguilarenses.

Hoy su luz se apagó, pero permanecerá por siempre en el recuerdo de los vecinos de Aguilares.

A continuación, homanejeamos a Nena recordando la última entrevista que brindó a INFOAGUILARES en el año 2018.

«Desde chica yo quería ser bailarina y hasta aprendí a trabajar en la barra que usan en el ballet. Toda mi vida anhelaba ser una artista reconocida, pero me frustró la época. Es que en otras décadas, ser artista era un tema tabú, una mala imagen para cualquiera. Había que desempeñar una actividad ‘seria’. Será por eso que elegí ser obstetricia, en lo que me desempeñé durante más de 40 años”.

Con este resumen de su vida y de sus vivencias, inicia su charla “Nena” Monteros, conocida personalidad de Aguilares y una de las figuras más destacadas de la historia de los corsos de nuestra ciudad.

“Nena” recibió a INFOAGUILARES en su casa y concedió una extensa entrevista, en la que repasó sus años como bailarina de la fiesta más convocante y popular de los aguilarenses. “He bailado más de 30 años, casi hasta los 90”, contó orgullosa.  

Sus comienzos

Allá por el año ’72 “yo vivía con mi sobrino Nano Monteros y un día él y sus amigos comenzaron a armar una comparsa. “Él me veía que yo de noche me quedaba solita y me invitó a sumarme, así fue que comencé a colaborarlos. Yo hacía poquito que había vuelto de pasear por Brasil y le fui dando ideas”, recordó.

Así comenzó la larga trayectoria de Nena, que terminó en el año 2010, cuando tuvo su última participación en los corsos de Aguilares, tras la invitación de la comparsa Ara Tani, organizada por el licenciado Leandro Moreno.

“Cuando el corso era por las calles céntricas de la ciudad llegué a bailar 12 cuadras, durante más de una hora y no me cansaba” porque “siempre quise ser artista, lo llevaba en la sangre… bailar y todo eso me encantaba, pero mi mamá no me dejaba porque en esa época ser bailarina era casi como mala palabra”.

Con el paso de los años, aquel grupo de amigos que habían comenzado la aventura de “Los Tremendos” fueron alejándose de la comparsa. Sin embargo, “Nena” continuó al frente de la agrupación hasta principio de los años 80, cuando finalmente la comparsa se desintegró.

A fines de los ‘80, Nena hizo su regreso triunfal en los corsos con la comparsa “Urubamba”, con la que consiguió el primer lugar en el año de su debut. Años después, bailó en “Macumba” también logrando el primer lugar.

Pese a su exitoso paso por las mencionadas comparsas, Nena confesó que en donde más se sintió cómoda fue en “Los Tremendos”, porque “éramos todos amigos, nos conocíamos y nos divertíamos muchísimo; era un grupo muy lindo”.

El vestuario

El vestuario de Nena era siempre el más admirado y extravagante de los corsos. Todos querían ver cómo iba a lucir ella y, por supuesto, no defraudaba. Los trajes estaban confeccionados con plumas, perlas, lentejuelas y telas con mucho brillo, “que compraba en Buenos Aires o en Brasil”.

“Nunca me ayudaban con el vestuario. Me costaba a mí. Yo elegía el modelo y le daba a la modista que me lo haga. Eran varias las que lo hacían, pero al tocado lo confeccionaba yo. Yo soy artista, por eso me animaba a armar los tocados y los estandartes con plumas que llevaba sobre mis espaldas. Eran modelos inspirados en el carnaval de Río de Janeiro”, detalló.

Durante los primeros años de los corsos de Aguilares solo participaban niños. Pero desde la aparición de Los Tremendos, “la gente grande se animó a participar”, contó.  “Yo logré que salgan señoras grandes en el corso, que no querían salir pero las convencía y salían todas cubiertas con sus trajes de bahianas, como las de Brasil. Llevaban turbantes con canastitas con flores, frutas en la cabeza”.

Durante su participación en Los Tremendos, Nena estaba en cada detalle de la confección de trajes. A ella le gustaba que todos los bailarines salgan bien vestidos. Será por eso que no le gusta demasiado la idea de que las chicas de hoy salgan mostrando tanta piel. “Antes se figaban en el mejor disfraz, ahora en el mejor cuerpo”, reflexiona la artista aguilarense.

El aplauso del público

El paso de Nena en los corsos era siempre acompañado por los aplausos del público, que le pedía fotos a lo largo de todo el trayecto por el que se desarrollaba el desfile de las comparsas y carrozas.

“Muchos de los chicos que yo atendí cuando era partera ya había crecido y sus madres les decían que se acerquen a mí para bailar conmigo”, expresó con una sonrisa en su rostro.

“Yo nunca me imaginé tener tanta aceptación con el público. Yo me sentía muy querida por la gente, venía gente de afuera a ver los corsos y algunos hasta me pedían autógrafos. Yo me reía y les decía pero yo no soy artista”, recordó nostálgica.

Nena se tomaba en serio su participación en los corsos. Antes de salir a bailar, se preparaba haciendo ejercicios y barra como cualquier atleta que va a cumplir un compromiso exigente. De esta manera, buscaba ponerse en forma. «Ensayaba con música, pero improvisando siempre”, contó.

“He vivido buenos momentos en los corsos, tengo los mejores recuerdos de los carnavales de Aguilares”, aseguró.

Su retiro

Hace dos años Nena padeció una neumonía grave, de la que logró salir luego de muchos meses de recuperación. Sin embargo, la enfermedad le dejó secuelas. Hoy tiene un caminar lento, acompañada por un bastón.  Aunque confesó que ya no saldrá más en ninguna comparsa, aseguró que si la llaman a integrar el cuerpo de jurado de los corsos lo haría con gusto.

Han pasado ya ocho años desde su última participación en los corsos, pero en Aguilares cuando se comienza a vivir el clima de carnaval, su nombre sale siempre en cualquier conversación familiar. Cuando la gente recuerda aquellos históricos corsos, lo primero que viene a la memoria de los aguilarenses es “Nena Monteros” y “Los Tremendos”.

Nena dio todo para divertir a los aguilarenses. Su paso por los corsos de nuestra ciudad dejó huellas y marcó una época. Ella fue la protagonista de los años dorados del carnaval de Aguilares. Profesional, simpática, alegre, amiga y compañera, esta artista se ganó el cariño y el respeto de todo un pueblo que hoy la extraña y que la tiene presente cada vez que se menciona la palabra “corso”. Por todo esto, INFOAGUILARES quiso rendir un sincero homenaje a la más grande leyenda viva de los Corsos Provinciales de Aguilares: Nena Monteros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí