Inicio Sur Tucumano El gesto de Paula: ayudó a las mascotas de las familias que...

El gesto de Paula: ayudó a las mascotas de las familias que vivían dentro del cerrojo sanitario en Concepción

0

Concepción.- El coronavirus hizo, y hace, que se vivan situaciones atípicas en la ciudad de Concepción. Una de estas fue el cerrojo sanitario que se colocó en cuatro manzanas del barrio Municipal de esa ciudad, medida que surgió ante el incremento de casos en una zona específica de ese barrio.

Las personas allí aisladas recibieron todo tipo de ayuda. Por parte del Municipio. Por parte de los diferentes ministerios provinciales. Por parte del personal de Salud. Por parte de familiares y amigos. Sin embargo, según nos cuentan vecinos, nadie se acordó de sus mascotas. Nadie hasta que llegó Paula.

Paula, que lleva el apellido de su padre, Leguizamón, quien le inculcó sus valores según nos comenta ella, empezó con una idea de ayudar a los animales de cuatro patas, a los perros en esta ocasión, que acompañaron (y acompañan) el día a día de los vecinos de ese sector del Municipal. «Comencé pidiendo ayuda en mi estado de Whatsapp y se sumaron porque tengo bastante gente agregada. Mucho no me gusta andar `figurando´, pero se me dio por publicar en «Alguien Sabe? Yo sé» (grupo en Facebook) y ahí se empezó a sumar muchísima gente; ahí fue el boom», cuenta Paula en conversación con el medio Vientos Tucumanos.

Durante el tiempo que duró la entrevista, Paula no dejaba de recalcar la solidaridad que tuvo la gente: «Había gente que me donaba media bolsita, que les había sobrado; otros bolsas completas; la Municipalidad me dio dos bolsas (de 15 KG) completas. Habré recaudado un total de 7 a 8 bolsas completas (de 15 KG); y bolsas a medio terminar habrán sido 4. Bastante, fue bastante».

Más arriba, escribimos que en esta ocasión la donación fue solo para perros, ya que no se consiguió quien done alimento para gatos, dos de las mascotas que es más común encontrar en una casa de familia.

La historia no termina ahí, porque la ayuda, aunque sea un pequeño granito, vino de cada parte de esta iniciativa. «Cuando voy a comprar las bolsas (para fraccionar el alimento), le cuento al chico (del comercio) lo que estaba haciendo, solo para que me guíe y sepa que bolsas iba a necesitar. En ese momento, los dueños me escucharon para qué era y ellos me regalan el rollo completo de bolsas de 1 kilogramo», relata Paula todavía contenta por toda la solidaridad que recibió.

La acción ya estaba casi completa, solo faltaba la entrega. Con ayuda de sus hermanas Emilia y Sabrina; de su pareja, Juan; y de sus hijos Conrado y Felipe; Paula logró trasladar todo lo donado hasta su casa, ubicada a menos de 200 metros de las calles Almafuerte y Juramento, donde estaba instalado el primer vallado del cerrojo sanitario, y a la carpa de la Policía.

En las dos veces que se donaron alimento, primero el 14 de agosto y luego el 16 de agosto, Paula recordó que el intendente Roberto Sánchez se acercó a agradecerle el gesto, al igual que lo hizo la gente que se encontraba aislada. “Como veían en Facebook la publicación, gente de adentro del cerrojo que me escribía que muchas gracias por el gesto, que ellos realmente estaban necesitando. Me agradecían por haberme acordado de los animalitos de ellos. También, el intendente se acercó y me agradeció por el trabajo que había hecho”.

Por último, Paula remarca que “sea lo que sea que haga, tenés que hacerlo con mucha pasión, siempre es pasión y hay que ponerle `huevos´ a las cosas. Es cuestión de ponerse en el lugar del otro, nada más”.

“No me gusta darme a conocer, no me gustan las fotos, no me gusta que la gente sepa lo que uno hace”, exclamó al final de la entrevista Paula, pero entendiendo que es una oportunidad para recordar y pedir por el tipo de acciones que se necesita que se multipliquen en la sociedad.

Fuente: Vientos tucumanos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí