Inicio Sur Tucumano En primera persona: cómo se vive en el barrio Municipal de Concepción...

En primera persona: cómo se vive en el barrio Municipal de Concepción durante los días de bloqueo

0

Concepción.- El Comité Operativo de Emergencia (COE) dispuso cerrar un cuadrante del barrio Municipal de la ciudad de Concepción el pasado sábado, luego de que se registraran cuatro nuevos casos positivos de Covid-19 en la zona. La decisión fue tomada en una reunión de la que participó la ministra de Salud Pública de la Provincia, Rossana Chahla; el ministro de Seguridad, Claudio Maley, y autoridades de la Policía de Tucumán, Defensa Civil y otras áreas.

Alrededor de la medianoche, autoridades sanitarias, policiales, de Defensa Civil provincial y municipales comenzaron con el cierre del perímetro que comprende las calles: Almafuerte entre Juramento y Monteagudo, hasta Paul Groussac entre Juramento y Monteagudo.

Allí vive Mariela González, una docente de alta montaña, quien lleva una semana encerrada en su casa junto a su hija, sus padres de 72 y 64 años, y su hermano.

 “El día sábado cerca de la media noche comenzaron a circular en grupos de WhatsApp información acerca del cerrojo”, contó la docente a este medio. “Muchos de nosotros tuvimos sensaciones encontradas de angustia, preocupación e incertidumbre”, agregó.

Mariela describe a su barrio como “bastante grande” y asegura que “en la zona afectada vivimos muchos vecinos que nos conocemos desde pequeños; yo nací y me crie aquí por tal motivo todos nos conocemos”.

Cómo se vive en el barrio desde el bloqueo

La docente contó cómo son sus días desde que las autoridades sanitarias impusieron el cerrojo al barrio Municipal.  “Esta semana me levantaba a las 8, horario en que el Municipio nos distribuye el pan”, contó. Durante el resto de la mañana estudia asistiendo a clases virtuales y durante la tarde desinfecta las veredas de la cuadra junto a sus vecinos. “Al medio día lo hacemos con una mochila para desinfección, rotándonos un día cada vecino, y a las 17 todos baldeamos veredas y calles con lavandina”, detalló.

A la tarde merienda en familia y ve un poco de televisión, aunque confiesa que prefiere no enterarse demasiado de lo que pasa. Es así que reemplazaron la TV con actividades como dibujar y juegos con su hija y sobrinos. “Justamente hoy en la cuadra propusimos que todos los niños hagan un dibujo o algo que exprese lo que sienten para hacer un mural”, contó la docente.

Mariela asegura que desde el Municipio y el Ministerio de Salud están recibiendo todo tipo de ayuda. “En mi caso estoy con una cirugía reciente y recibí atención sanitaria; la municipalidad se encarga de distribuir alimentos, como ser alimentos secos, verduras, frutas, carne y artículos de limpieza, como así también el pan y tortillas que distribuyen diariamente”.

Sin embargo, la tranquilidad de la rutina se vio afectada ayer cuando agentes sanitarios visitaron los domicilios dentro del cerrojo para realizar testeos rápidos ante la amenaza de posibles casos de covid-19.

Sobre el virus, la docente confesó tenerle el mismo temor que le tiene la gran mayoría. “Creo que ese temor o sensación es la de muchos, especialmente quienes nos encontramos aquí ya que sabemos que lo tenemos muy cerca por lo que tratamos de cuidarnos los unos a los otros”.

Para finalizar, Mariela dejó un mensaje a la comunidad: “Les pido a todos que se cuiden y cuiden a sus seres queridos porque nadie está exento de todo esto; por eso sólo les pido responsabilidad y extremar cuidados”. La mujer aprovechó la oportunidad para agradecer “a todas las personas que colaboran en las carpas por nuestra seguridad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí